Ni Dios ni su Iglesia salvan al cardenal Rivera Carrera

José Ureña
José Ureña

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

No es una información de muerte.

Pero puede serlo porque la vida del cardenal Norberto Rivera Carrera está en riesgo por culpa de la pandemia que diezma a la sociedad entera.

Grave, intubado, el arzobispo emérito de la Ciudad de México fue internado el martes de la semana pasada, 12 de enero, en el hospital Mocel.

Le pidieron de garantía 80 mil pesos, suficientes si acaso para tres días.

Pero desde entonces todo ha sido incierto.

Tanto como para recibir la amenaza de sacarlo del nosocomio por falta de garantías económicas para continuar su atención.

¿Por qué sucedió esto?

Porque nadie, ni de la clerecía, ni de la vida civil ni de la actividad pública, se ha ofrecido a cubrir sus gastos para garantizar su cuidado.

Ni siquiera quienes, al amparo de su influencia en la vida política de México, hicieron fama, imagen o dinero durante su gestión -más de 12 años, de 1995 a 2017- han acudido a su auxilio.

Grave, pues el prelado tiene 78 años y es candidato primario a la vacuna… Cuando por fin, realidad lejana, el Gobierno agende a los adultos mayores.

UNA GRILLA CASI CELESTIAL

La situación de Norberto Rivera Carrera ha generado un escándalo.

Es grilla de Dios con dinero del César:

El cardenal Carlos Aguiar Retes recibió de su antecesor fondos sacerdotales y de pensiones para todos los miembros de ese cuerpo de la Iglesia.

Los manejos de los dineros, de ése y otros recursos, subrayan informantes de crédito, está a cargo de Eduardo Pisa Sámano.

En su momento varios miembros del Cabildo Metropolitano han solicitado apoyo para atender a las víctimas de Covid-19.

Pero la respuesta ha sido negativa y hay el riesgo de aumentar las víctimas, hasta ahora el obispo auxiliar Francisco Daniel Rivera Sánchez -de quien poco se supo- y siete sacerdotes.

El propio Rivera Carrera, antes de ser internado grave e intubado, acudió a la Arquidiócesis en espera de protección pecuniaria.

Como esto no se da, el hospital Mocel hace trámites para garantizar la cobertura mientras la cuenta, como esta historia y sus efectos, va en aumento.

EL PAN IMPULSA A MORENA

1.- La mundana política mexicana nos da otra sorpresa:

El PAN y Morena parecen aliados en Morelos, pues el dirigente azul Juan Carlos Martínez impulsa al morenista José Luis Urióstegui para la alcaldía de Cuernavaca.

No es caso único: Choche Borbolla, suplente de Daniel Martínez Terrazas, hermano del dirigente local del PAN, se registró como precandidato a la presidencia municipal… ¡por Morena!

¿Pues qué acuerdo se traen ambos partidos?

¿Lo hacen a ciencia y gusto de Marko Cortés y Mario Delgado?

Esto lastima a panistas de añeja militancia como Juan Pablo Adame, hijo del ex gobernador Marco Antonio Adame pero con carrera y estrella propias.

Y 2.- Para nuestra envidia:

Estados Unidos se propone la inmunización universal en tres meses, mientras aquí unos cuantos han recibido apenas la primera dosis de Pfizer y no tienen garantizada la segunda.

La plataforma para esta cobertura -tres veces la población mexicana- se logró con el polémico Gobierno de Donald Trump, pero Joe Biden llega hoy a la Casa Blanca con ese propósito central.

¡Felicidades, Estados Unidos!

LEG