Joe Biden iniciará su gestión a toda velocidad

Alfredo Huerta Chabolla

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

A diferencia del inicio de otras administraciones en los Estados Unidos, Joe Biden estará tomando la batuta pasado mañana, 20 de enero, en condiciones de una gran crisis sanitaria con efecto negativo sobre la economía e importante polarización de la sociedad y proceso de juicio político a Donald Trump.

1.- Es por ello que Joe Biden estará iniciando con mucha velocidad con un primer objetivo claro, frenar la expansión de la pandemia. El viernes pasado se dio a conocer que estará “construyendo clínicas” de vacunación contra el Covid en todo el territorio. Impulsará esfuerzos para que las vacunas estén disponibles en todas las farmacias del país. Ambas cosas tardarán un poco de tiempo, pero en cuanto se activen, darán resultados rápido.

Las Cadenas de Farmacias consideran un “Programa de 100 X 100”, significa 100 millones de vacunas en 100 días, lo cual sería simplemente “extraordinario”. Es una carrera contra el tiempo y a favor de la vida de las personas.

La ventaja que se observa es que el Gobierno está con plena conciencia de que apoyado por el sector privado, el trabajo de contención de la pandemia podrá darse de una manera muy eficiente.

2.- Asesores de Joe Biden han buscado combinar entre un confinamiento o cierre parcial de actividades y un Paquete de Estímulos que permita a personas, familias y empresas respetarlo y con los recursos de apoyo gubernamental, lograr reducir la expansión de la pandemia y mientras, estar en el proceso de la construcción de estas Clínicas de vacunación y los acuerdos con farmacias y/o tiendas comerciales. En aquel entonces se hablaba de 4 a 6 semanas de “encierro parcial”.

3.- El pasado jueves dio a conocer un nuevo Plan de Estímulos que se sumará al aprobado en diciembre pasado por 900,000 MD. Es por 1.9 billones de dólares dirigidos principalmente a personas y hogares, estados y municipios, escuelas y pequeñas empresas, así como el combate a la pandemia. Sin embargo, representa casi el 9% del PIB, aumentando el nivel de deuda, de por sí ya alta.

Las Cámaras deberán estar evaluando este Programa, sumarle, quitarle, modificarle, pero tratando de darle una aprobación rápida. Ya estarán también iniciando los nuevos miembros de las Cámaras y los Republicanos tendrán la oportunidad de una reunificación, primero con la sociedad que ha quedado muy dolida por las acciones del aún presidente Donald Trump y la falta de un Plan que haya limitado la expansión de la pandemia.

El problema al que se enfrentará Joe Biden es a la polarización que enfrenta la sociedad americana. Este fin de semana se dio a conocer una encuesta de NBC News en donde 9 de cada 10 republicanos aprueban el desempeño laboral de Donald Trump, una cifra que ha tenido muy poca variación respecto a la que realizó en noviembre pasado, poco antes del día de las elecciones (6 de noviembre pasado).

4.- En lo económico, vemos algunos indicadores que nos empiezan a preocupar. La confianza al consumidor no responde y abre espacios para limitar consumo y crecimiento de la economía. También, las ventas minoristas se han venido desacelerando ya en noviembre y diciembre pasado y su tasa de crecimiento anual es inferior ya a 3.0% cuando hace unos meses era más del doble. Los datos de solicitudes por seguro de desempleo aumentó a niveles no vistos desde agosto pasado y la nómina no agrícola de diciembre que terminó perdiendo empleos.

5.- En cuanto a los mercados, empieza a preocupar el aumento en el nivel de deuda gubernamental, aunque el futuro programa de infraestructura que dará a conocer en febrero, a pesar de tener un monto de tres billones de dólares, la finalidad es reactivar la economía y el empleo. Parece que las Bolsas empiezan ya a consolidar estas grandes ganancias y reducir los niveles de “sobrevaluación” y “sobrecompra técnica”. El dólar podría dar una sorpresa ante quienes piensan que debe seguir débil, mientras que las tasas de interés secundarias a 10 y 30 años (bonos del tesoro) se estabilizan al menos de corto plazo.

                                                                                                                  @1ahuerta