chapulines
Los restos de una momia encontrada en Texas revelan que durante los últimos meses de su vida se alimentó de chapulines

Un hombre que vivió en la zona de Bajo Pecos Canyonlands de Texas en algún momento entre mil y mil 400 años atrás murió de un caso horrible de constipación, según un estudio de sus restos momificados. 

Durante los meses previos a su muerte, comió principalmente chapulines, encontraron los investigadores del estudio publicado por la Universidad de Nebraska-Lincoln

Al parecer, la enfermedad de Chagas, causada por un parásito llamado Trypanosoma cruzi , bloqueó el sistema gastrointestinal del hombre, lo que hizo que su colon se hinchara a unas seis veces su tamaño normal, una afección llamada «megacolon». 

El hombre no pudo digerir los alimentos correctamente y gradualmente se desnutrió, encontraron los científicos. 

La condición le habría dificultado al hombre caminar o incluso comer solo. 

Los canguros podrían aprender a comunicarse con los humanos como lo hacen los perros (+video)

Los investigadores piensan que en los últimos dos o tres meses de su vida, ya sea familia o miembros de su comunidad, ayudaron al hombre a comer alimentándolo con saltamontes a quienes les habían quitado las patas.

«Le estaban dando principalmente el cuerpo rico en fluidos, la parte aplastable del saltamontes», dijo Karl Reinhard, profesor de la Escuela de Recursos Naturales de la Universidad de Nebraska-Lincoln, en un comunicado de la universidad. 

«Además de tener un alto contenido de proteínas, tenía bastante humedad. Por lo tanto, habría sido más fácil para él comer en las primeras etapas de su experiencia con el megacolon».

Un hombre llamado Guy Skiles encontró los restos, que habían sido preservados y momificados naturalmente por las condiciones áridas, en 1937 en un refugio rocoso cerca de la unión de los ríos Río Grande y Pecos en el sur de Texas. 

La momia se guardó en un pequeño museo privado hasta 1968, cuando fue prestado al Instituto de Culturas de Texas. 

Científicos analizaron la momia en las décadas de 1970 y 1980, y en 1986 un equipo de científicos publicó una descripción del cuerpo en un artículo publicado en la revista Plains Anthropologist

Más recientemente, estudios con tecnologías más avanzadas han abierto una oscura ventana a los últimos meses de este hombre en la Tierra . 

Por ejemplo, en 2003, el equipo de Reinhard informó en la revista Memórias do Instituto Oswaldo Cruz que habían encontrado 2.6 libras (1,170 gramos) de heces dentro de la momia junto con una gran cantidad de restos de comida que su cuerpo nunca procesó. Estos hallazgos, junto con el tamaño de su colon, llevaron a los investigadores a concluir que estaba severamente estreñido y sufría desnutrición, ya que su cuerpo no podía procesar adecuadamente los alimentos. 

En el nuevo estudio, Reinhard y sus colegas volvieron a analizar los restos de la momia utilizando un microscopio electrónico de barrido. 

El nuevo escaneo reveló que su dieta consistió principalmente en saltamontes en sus últimos meses. 

Los investigadores también encontraron evidencia en el colon del hombre de restos de plantas llamados fitolitos que mostraban cuán «respaldado» habría estado el hombre. Estructuras delicadas en los tejidos vegetales, los fitolitos generalmente sobreviven, ilesos, al viaje aventurero a través del sistema digestivo de una persona . Ese no fue el caso de este hombre. 

«Los fitolitos se abrieron, se aplastaron. Y eso significa que se ejerció una presión increíble a nivel microscópico en el sistema intestinal de este tipo, lo que resalta aún más la patología que se exhibió aquí», dijo Reinhard en el comunicado. «Creo que esto es único en los anales de la patología: este nivel de bloqueo intestinal y la presión que se asocia con él».

El descubrimiento de la dieta del saltamontes se publicará en un capítulo de un libro de próxima publicación » The Handbook of Mummy Studies » (Springer, 2021). 

El capítulo también publicará estudios de otras dos momias que recibieron cuidados especiales al final de sus vidas, entre ellas un niño de 5 a 6 años que murió hace entre 500 y mil años en Arizona, que fue alimentado con frutas del cactus saguaro en las últimas semanas de su vida. 

 

TFA