La senadora con licencia, Citlalli Hernández Mora, advirtió que la elección interna de Morena les permitirá avanzar como partido-movimiento, o bien, convertirse en un partido más con las prácticas tradicionales de la política.

Con 15 años de militancia, Hernández Mora aspira a la secretaría general de su partido, en el que buscará lograr una gran reconciliación y hacer una limpia de malos integrantes.

En una entrevista con 24 HORAS, reconoció la urgencia de terminar con las sectas y grupos al interior de Morena, y trabajar por conciliar las mejores candidaturas que les permitan ganar las elecciones en 2021.

¿Por qué participa en la contienda interna de Morena?

-Siento que Morena creció muchísimo en los últimos dos a tres años, hubo muchas sumas necesarias para llegar al triunfo en 2018, algunas sumas muy valiosas, otras que a la larga han ido restando y esa nueva composición de Morena, este crecimiento del partido, nos tiene confrontados al interior con poca capacidad de diálogo político que nos permita construir una nueva etapa con el partido.

¿Cuál será su primera acción de llegar a la secretaría general?

-Iniciar un proceso de reconciliación que nos permita construir tareas comunes para reorganizarnos y llegar un poco más cohesionados a la elección de 2021 y poder seguir acompañando el proceso de transformación con la capacidad territorial, organizativa, informativa que tiene nuestro partido, seguir formando cuadros políticos hacia la izquierda moderna y estamos en esa ruta.

Me parece que hay condiciones de ganar, de poder representar esa exigencia que tiene la militancia de base y continuar siendo un partido con autoridad moral que se respete la confianza de la gente, no solo ganando el proceso electoral, sino ganándolo con los mejores perfiles.

¿Cuáles son los retos que enfrenta Morena?

-La reconciliación, el diálogo político. La reorganización a través de nuestros comités de base; la formación política para apostarle a mediano y largo plazo a la construcción de nuevos cuadros políticos y la definición de candidaturas a través de procesos incluyentes, abiertos, transparentes y que nos permitan tener no sólo candidatos para ganar, sino candidatos que abonen a nuestra autoridad moral.

¿Morena está a tiempo de lograr la unidad, previo a 2021?

-Sí, yo creo que es un buen momento para darle un giro al partido, me parece que es urgente, es necesario, es un proceso natural el que estamos viviendo, necesitamos redefinir hacia dónde vamos, somos muchos; pero la militancia y los dirigentes debemos comprender que ese es el partido que nos toca construir y aprender a caminar en unidad en torno a lo que nos unifica y no en torno a lo que nos divide.

Yo creo que es un buen momento y estoy convencida de que vamos a lograrlo.

¿Morena sigue siendo un movimiento?

-Estoy convencida de que Morena tiene que seguir siendo un partido-movimiento, sabemos ser movimiento y más bien tenemos que aprender a ser partido; no con las viejas prácticas, sino fundamentalmente atrevernos a ser un partido diferente.

Desde mi juicio eso es lo que se está disputando en esta contienda interna. O somos un partido más con elementos de la política tradicional, o nos damos la oportunidad de construir un partido-movimiento.

¿Es necesaria una limpia en Morena?

-Sí, me parece que no podemos negar que hay personas que se han acercado a Morena con intenciones oportunistas, sólo con la intención de tener espacios en candidaturas, pero una ruta de reconciliación, de reorganización y de tareas muy concretas a favor de la transformación, me parece que hará una limpia automática.

¿Morena debe dejar de lado los grupos?

-Me parece que es urgente que en Morena no hagamos secta, no hagamos grupo y fortalezcamos el partido para hacer patria, para seguir transformando y ese es un llamado urgente y constante que tenemos que hacer en todos los espacios del partido, porque repetir las mismas fórmulas que ya se dieron en otros espacios partidistas nos va a llevar a los mismos resultados que han sido catastróficos.

¿Algunos contrincantes la han acusado de usar más recursos de los que ha declarado para su promoción?

-Yo he llamado a que todos los aspirantes sean transparentes, tengamos rendición de cuentas. Yo pedí licencia (al Senado) por un tema de congruencia, por una postura de no utilizar los espacios en los que estamos para ponerlo al servicio de esta aspiración y ojalá todas y todos los compañeros puedan transparentar con qué dinero están pagando espectaculares, lonas, giras con grandes aparatos.

A mí me pueden revisar todas mis campañas, es una campaña absolutamente austera y con mucho respaldo de la militancia.

¿De no ganar la contienda interna, apoyaría a la nueva dirigencia?

-Sí, a mí me parece que gane quien gane, Morena tiene que cerrar filas. A nadie le conviene que siga un círculo vicioso de la confrontación y yo estoy en toda la disposición de aportar desde donde me toque a la construcción de un partido diferente.

Si los resultados no me benefician estaré acompañando, proponiendo mi visión de partido y ayudando a conseguir esta reconciliación que se vuelve necesaria; creo que vamos a ganar, pero si no es así estaremos con toda la disposición.

FRASE
«O somos un partido más con elementos de la política tradicional, o nos damos la oportunidad de construir un partido-movimiento»

leg