CNDH insiste en que los grupos liberen las instalaciones

“De hecho, un grupo de abogadas han estado presentes los últimos días frente a las oficinas, en espera de que se empiece el diálogo”, informó la CNDH

CNDH insiste en que los grupos liberen las instalaciones
Foto: Cuartoscuro La CNDH llamó a los grupos que ocupan desde el jueves las instalaciones, a dialogar y encontrar un acuerdo satisfactorio para ambas partes


La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) llamó a los grupos que ocupan desde el jueves las instalaciones en la calle de Cuba, su disposición a dialogar y encontrar un acuerdo satisfactorio para ambas partes.

“De hecho, un grupo de abogadas han estado presentes los últimos días frente a las oficinas, en espera de que se empiece el diálogo”, informó el organismo en un comunicado.

Destacó que la titular de la Comisión, Rosario Piedra recibió a las víctimas que se encuentran en plantón en la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) el día miércoles 2 de septiembre, y se acordó trabajar conjuntamente en apoyo a sus peticiones, que constan en una Minuta suscrita por ellas.

Refirió que el personal de la Comisión las asistió y la Directora de la CEAV, se presentó en el lugar para revisar caso por caso.

También resaltó que a pesar de los acuerdos, las señoras Silvia Castillo -madre de un joven que fue asesinado- y Marcela Alemán, y el esposo de esta Roberto Cuello, – padres de una menor edad agredida sexualmente ambos casos en San Luis Potosí- decidieron permanecer en la sala de juntas de las oficinas.

Detalló que el matrimonio añadido la sede el jueves 3 de septiembre, y quedándose aún ahí la señora Silvia, a quien se le unió la Lic. Delia Icela Quiroa. Ambas durmieron esa noche en las instalaciones de la CNDH, con entera libertad de movilidad, resguardada su integridad por cuatro policías que tenían a su cargo la seguridad del inmueble.

Ese día, tanto la presidenta como el personal se retiraron aproximadamente a las 11 de la noche.

“No abandonamos a Silvia y a Delia. La presidenta no se retiró dejándolas a su suerte, simplemente el viernes 4 de septiembre ya no pudo ingresar porque se apoderó de las instalaciones un grupo perteneciente a dos colectivos, que llegaron violentamente al lugar”.

El organismo subrayó que no se dejaron abiertas las puertas de Cuba 60, “las abrieron por la fuerza los contingentes de los colectivos, y simplemente se evitó la utilización de la fuerza pública para no violentar los derechos humanos de nadie, y así fue como se produjeron los hechos que desembocaron en la toma del edificio”.

 

fahl