Westark/pixabay/
Aunque “posiblemente” ya pasó lo peor de la crisis por la pandemia del coronavirus, la velocidad de la recuperación económica en el país sigue incierta y podría llegar hasta 2023

Aunque “posiblemente” ya pasó lo peor de la crisis por la pandemia del coronavirus, la velocidad de la recuperación económica en el país sigue incierta y podría llegar hasta 2023, consideró Felix Boni, director general de análisis de HR Ratings.

En conferencia de prensa, el directivo destacó que aparentemente existe una mejora en los indicadores económicos de México a junio de 2020, como la balanza comercial o el Índice Global de la Actividad Económica (IGAE); sin embargo, se desconoce si se podrá mantener el mismo dinamismo durante el segundo semestre de 2020.

“Probablemente pasó lo peor, pero nos tardaremos muchos años en tener una recuperación. Hablar de una recuperación va desde retomar la senda de crecimiento o simplemente regresar a los niveles en donde estábamos antes”, argumentó.

En ese contexto, calificó como optimista el poder alcanzar un promedio de 2% de expansión en el Producto Interno Bruto (PIB) nacional de los próximos cuatro años, ya que tan sólo para el cierre de 2020, HR Ratings prevé una contracción de 9.63%.

Pese a ello, en 2021 esperan un repunte de 4.89%, gracias a un efecto comparativo contra el año anterior; mientras que para 2022 y 2023 se tendrá un crecimiento de 2.56 y 2.31%, respectivamente, similar al ritmo del PIB en 2018.

“La pregunta es qué tan rápido vamos a regresar a una tasa de crecimiento en el largo plazo de 2% con las condiciones actuales. Entramos al Covid-19 con un PIB debilitado; muy distinto a como entramos a la crisis financiera de 2009 en donde el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) nos ayudó a la recuperación”, sentenció.

A su vez, consideró necesario que exista una mayor confianza e inversión en el país, principalmente por parte de la iniciativa privada. Lo anterior, debido a que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) cuenta con herramientas limitadas para sustituir o acrecentar los niveles de inversión privada.

Felix Boni subrayó que, según estimaciones de HR Ratings, la deuda pública como proporción del PIB terminará el 2020 en un nivel cercano al 56.6%, monto mayor al 44.8% registrado al cierre de 2019.

TFA