Foto: Captura de video A la también conductora no le quedó más remedio que reírse e informar a Javier Alarcón que esto es parte de su vida diaria  

Nos queda claro que las mamás se han llevado la parte más difícil del confinamiento, y muchas de ellas se las han ingeniado para entretener a sus hijos y darse tiempo para ellas, tal es el caso de Jacqueline Bracamontes, quien tiene que encontrar tiempo para sus proyectos laborales, pero también para estar a cargo de sus 5 hijas, aunque esta vez le hicieron una mala jugada.

 

Todo sucedió en una transmisión en vivo cuando Jacky estaba vía Zoom hablando con Javier Alarcón, pero de pronto, una de sus nenas interrumpió el enlace, mientras la actriz platicaba con el periodista sobre cómo su padre le desarrolló el gusto por el fútbol su hija Renny abrió la habitación de su recámara llorando porque su papá Martín no le quería dar una golosina.

 

Ante las cámaras Jacky Bracamontes se portó cariñosa e intentó calmar a la nena con apapachos, por lo que la pequeña dejó de llorar y así pudo continuar con el enlace, sin embargo, no perdió la oportunidad de cerrar la puerta de su habitación para no volver a ser interrumpida.

 

Pero la situación no terminó ahí, pues la nena volvió a llorar al darse cuenta que su famosa mamá había cerrado la puerta de la habitación.

 

A la también conductora no le quedó más remedio que reírse e informar a Javier Alarcón que esto es parte de su vida diaria, ya que con sus cinco pequeñas debe ser muy atenta.

 

«Esta es mi vida real, Javier, esta es mi vida real… llorándome detrás de la puerta”.

 

 

MGL