Oportunidad o riesgo en los mercados en México

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Compartir
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en print
Compartir en email

Desde el pasado 17 de febrero cuando el peso mexicano llegó a tocar sus niveles mínimos en $18.49 en el mercado interbancario en un momento de estabilidad y crecimiento mundial (menos en México), se inició un proceso de depreciación y en 36 días hábiles (6 de abril) llegó a cotizar hasta en $25.75, lo que significó una depreciación de 39.3% en directo (imagínense si se anualiza). Después de 30 días de consolidar entre $23.00 y $25.75, inició una fase de apreciación que alcanzó ya al cierre de ayer, niveles de $22.20 en el mercado interbancario.

En este nivel, la depreciación en el año de 18% y desde $18.49 de 20%. La pregunta es ¿si ahora se genera una señal de compra o bien aún es momento de una mayor apreciación estimando niveles de $21.60 – $21.30?

La Bolsa en México llegó a tocar un nivel de 44,800 puntos y desde ahí, registró una baja en 29 días hábiles de 27.4% al registrar niveles mínimos en 32,503 puntos. Actualmente cotiza en los 36,225 puntos, recuperando un 11.3% desde los mínimos.

En un momento donde empezará junio y último mes del segundo trimestre, buena parte de las empresas estarán reiniciando actividades gradualmente, lo que llevará a resultados trimestrales muy deteriorados y dentro de una expectativa incierta sobre la profundidad de la recesión y el tiempo de recuperación, cuando no existe un programa de incentivo fiscal local.

El  mercado tendrá la capacidad de buscar 38,500 – 39,000 puntos al alza o bien buscar probar una zona baja inicial en 34,500 puntos. Algunas instituciones como Monex, en su análisis bursátil, estima un objetivo de alza a 41,500 puntos para el cierre de año ante menores tasas de interés que ayudan a mejorar algunas valuaciones de las empresas.

La crisis de salud se transfirió a una crisis económica no vista desde hace muchos años a nivel mundial y en México. Veremos una economía en donde algunos sectores mantienen gran dinamismo como el de salud, el tecnológico, de comunicaciones y consumo de primera necesidad, mientras otros tendrán diferentes dificultades para su desarrollo, como el financiero, el industrial, el de bienes raíces, turismo y energía.

En cuanto a las tasas de interés, la tasa de referencia cerró el 2019 en 7.25% anual. Actualmente se ubica en 5.50%, disminuyendo 175 puntos base. En un entorno volátil, marzo fue de grandes variaciones y entre abril y mayo, se ha reducido y ordenado la curva con algunas participaciones de Banxico en subastas extraordinarias.

Hoy la inflación última es de 2.83% anual y viene de 2.15% anual registrada en abril pasado. Actualmente hemos visto un rápido rebote en los precios del petróleo y la inflación al productor, que mide servicios sin petróleo, se presionó en abril a 5.14% anual. En la medida de reabrir la economía, muchos insumos importados vendrán con el ajuste en precio por el movimiento del peso mexicano y parte de ese ajuste pudiera transferirse al precio último.

La pregunta es si aún se estiman mayores ajustes por Banxico para llevar la tasa de interés hacia 4.75%- 4.50% anual como lo han manifestado algunas instituciones financieras, o habrá un movimiento mucho más moderado, quizá una o máximo dos bajas pero de 25 puntos.

Así, al evaluar las alternativas de oportunidades o riesgos de nuestros mercados, vemos condiciones cercanas de definición en cada uno de ellos.

 

                                                                                                                                                          @1ahuerta

Compartir
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en print
Compartir en email