Actualmente hay 58 médicos y enfermeras habitando este albergue, que cuenta con hospedaje, tres tipos de alimentos, lavandería, zonas de entretenimiento, acceso a Internet y jornadas de apoyo emocional

La residencia oficial de Los Pinos, que en los sexenios pasados fue el hogar de los Presidentes de la República durante 84 años, ahora no sólo será un complejo cultural sino también albergue para los médicos y enfermeras que atienden a enfermos de Covid-19.

Personal médico que está en la primera línea del combate a la pandemia comenzó a llegar ayer al complejo, ubicado en la zona de Chapultepec, donde tendrán hospedaje, alimentos, servicio de lavandería, espacios recreativos como televisión, canchas de fútbol, jardines y las exposiciones que están al aire libre, así como Internet en todos los espacios.

El director general del IMSS, Zoé Robledo, fue el encargado de dar a conocer el proyecto, durante la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

“En coordinación con la Secretaría de Cultura, se dispuso del complejo cultural Los Pinos para poder empezar a recibir a nuestro personal a partir del día de hoy al mediodía (ayer).

“Hoy entran 58 médicos, médicas, enfermeras, enfermeros del Seguro Social que están atendiendo Covid, particularmente de tres lugares: del Centro Médico Nacional La Raza, del Centro Médico Nacional Siglo XXI y del Hospital General de Zona de Tlatelolco”.

Indicó que antes de implementar este plan, se realizó una encuesta interna dentro del personal para conocer quiénes usarían esos servicios, de los cuales 86% respondió de manera afirmativa.

Los médicos y enfermeras manifestaron sobre todo realizar largos traslados de su centro de trabajo a su casa, y en transporte público.

“Y algo bien interesante. Nos manifestaban que ellos también están preocupados porque en sus casas pudieran vivir familiares que son parte de los grupos vulnerables y estaban preocupados de no generar contagios y demás.

“Pero también el tema de la seguridad, tener una cercanía y poder llegar rápido al lugar de descanso a partir de la seguridad”.

En la contingencia del coronavirus, personal médico ha sido víctima de ataques de la población, precisamente durante sus traslados en transporte público o fuera de sus hogares.

El director del IMSS agregó que si bien también hay personal del instituto que monitorea la salud del personal médico en contacto con pacientes de coronavirus, en estos albergues contarán con apoyo emocional.

“Son jornadas verdaderamente extenuantes, estresantes, de muchísima intensidad y también eso nos sirve para estar dando seguimiento cómo se sienten, cómo están evolucionando, sobre todo en estos momentos que es las etapas más críticas”.

Los médicos y enfermeras también contarán con transporte público, el cual estará a cargo de la Secretaría de Cultura y el sindicato del IMSS.

Las áreas serán distribuidas entre personal femenino y masculino, y podrá crecer el servicio hasta para 100 personas.

Infografía: Xavier Rodríguez

Apoyan plan

La decisión del Gobierno de usar la ex residencia oficial de Los Pinos como albergue para personal médico fue calificada como positiva.

“Cualquier esfuerzo que se haga para atender a las personas es un acierto, ya en un segundo momento se podrá ver la utilidad de los espacios”, consideró Christian Salazar Montiel, académico de la UNAM en entrevista con 24 Horas.

En el caso particular de Los Pinos destacó que “en la historia de los presidentes cada uno, desde que se inauguraron como residencia oficial, ha tenido la posibilidad de darle su toque personal a su forma de recibir y ejercer el poder político”.

Senadores del PAN y Movimiento Ciudadano (MC) coincidieron en que cualquier acción en beneficio del personal médico y para su protección siempre será bienvenida.

“Que bueno que ponen Los Pinos a disposición de los médicos y enfermeras. Es un gesto simbólico de que hoy Los Pinos sirve para ese fin”, dijo el senador de MC, Juan Zepeda.

En tanto, el panista Damián Zepeda, también reconoció el apoyo al personal, sin embargo dijo que parece “más circo que realidad”.

 

Entre los ventos oficiales y fiestas

REDACCIÓN

Los Pinos se convirtieron en el centro neurálgico de la actividad presidencial, ya que además de ser la residencia del Primer Mandatario, también funcionó como sede de los eventos oficiales, de encuentros de Estado, actos conmemorativos, deportivos, religiosos, fiestas populares y hasta enlaces matrimoniales.

Cotidianamente en sus salones –Adolfo López Mateos y Manuel Ávila Camacho–, el Presidente en turno lanzaba algún programa social o económico, mientras que en sus jardines se montaban escenarios para recibir a algún jefe de Estado o de Gobierno, se conmemoraba el natalicio de un héroe nacional o servía para recibir a los representativos nacionales que competirían en alguna justa Olímpica o en un Campeonato Mundial de Futbol.

Incluso, de manera inédita, en 1979, José López Portillo invitó al Papa Juan Pablo II a Los Pinos para que celebrara una misa para su madre.

Entre los enlaces matrimoniales que se realizaron en Los Pinos y causaron mayor polémica se encuentran el de Paulina López Portillo con Pascual Ortiz Rubio Downey en 1981; y en 2001, el de Vicente Fox con Marta Sahagún.

Fue Fox quien abrió las puertas de Los Pinos para realizar cada fin de año posadas navideñas, a las que se invitaba a las familias de los trabajadores de dependencias federales.

Felipe Calderón gustaba de organizar cada fin de semana en los jardines encuentros de futbol, a los que invitaba a amigos y colaboradores.

El propio Donald Trump visitó Los Pinos en agosto de 2016 como aspirante a la Presidencia de EU, invitado por Enrique Peña Nieto.

A partir de la administración de Andrés Manuel López Obrador, se transformaron en complejo cultural, ahí dio su último concierto Celso Piña “El rebelde del acordeón” y también se han realizado las subastas del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, donde venden autos, propiedades y joyas del crimen organizado.
fahl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.