Los restos de Nadia fueron acompañados en un cortejo fúnebre que salió del templo hasta el panteón

La estudiante de la Universidad Iberoamericana de León, Nadia Rodríguez, fue despedida en un panteón de Salamanca.

 

Familiares y amigos vestidos de blanco le dieron el último adiós. La joven estudiante de Relaciones Internacionales era activista dentro de las aulas para promover el derecho de las mujeres.

 

La madrugada del domingo fue atacada por hombres armados cuando conducía su automóvil. Al momento, la Fiscalía General del Estado de Guanajuato dijo que ya tenían una línea de investigación, sin embargo, no adelantaron algún indicio del asesinato de la joven de 23 años.

 

Se realizó una misa en el Templo del Sagrado Corazón de Jesús. La guardia de honor fue hecha por sus padres y su novio.

 

Durante la ceremonia, el sacerdote aseguró que es doloroso decir adiós a un ser querido, por lo que exhortó a la familia y amigos seguir adelante y refugiarse en la fe.

 

Luego de la ceremonia religiosa, el novio de Nadia, Carlos Pérez Arredondo, recordó que tenía un gran corazón para las demás personas. Dijo que buscaba cambiar el mundo para las mujeres y que estas alzarán la voz.

 

Nadia y Carlos se conocieron en la Escuela de Nivel Medio Superior en Salamanca, y desde ahí sostenían una relación.

 

Los restos de Nadia fueron acompañados en un cortejo fúnebre que salió del templo hasta el panteón. Recorrieron la calle Zaragoza, cruzó la esquina de la calle Hidalgo, sus familiares portaron globos blancos, flores y la foto de Nadia.

 

En la Universidad Iberoamericana en León se colocó un enorme moño negro en la entrada de las instalaciones. Significa el luto de la institución por la pérdida de Nadia. Dentro de la escuela, se colocó un altar para recordarla; se colocó un moño negro sobre su foto, con decenas de mensajes repudiando y pidiendo justicia tras su asesinato.

 

 

 

 

AR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.