De concretarse un incremento de aranceles por hasta 25% a productos mexicanos, las consecuencias serían “devastadoras” para la industria automotriz, ya que representaría un costo de al menos 11 mil millones de dólares (mdd) y el riesgo de que algunas armadoras se vean obligadas a salir del país, advirtió Enoch Castellanos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra).

En entrevista con 24 HORAS, el líder de los industriales dijo que existe la esperanza de que los representantes comerciales mexicanos lleguen a un acuerdo con sus contrapartes en Estados Unidos sobre no aplicar el aumento gradual a los aranceles, aunque en caso de que no se logre un entendimiento entre ambos países, las consecuencias serían graves.

El sector más afectado será el automotriz, debido a la relación que existe entre el intercambio comercial entre Estados Unidos y México para la fabricación de automóviles. Compañías como Nissan y General Motors podrían ser de las que padezcan el mayor impacto, ya que sus ventas (al menos una cuarta parte) dependen en gran nivel de su intercambio entre ambos mercados.

“De concretarse, sería algo devastador. Si se llegara a poner aranceles hasta 25% estaríamos hablando de que se encarecerían las autopartes y la fabricación de vehículos, se tendrían que pagar alrededor de 11 mil mdd de aranceles, esto es muy alto como para que lo absorba un mercado que está integrado con un corredor automotriz desde Ontario hasta Puebla. Entonces sí creo la posibilidad de que sí salieran las armadoras”, explicó.

Castellanos dijo que un arancel del 5% por parte de Estados Unidos, todavía sería un nivel que los productores y exportadores mexicanos podrían solventar, pero si éste comienza a encarecerse, los riesgos se elevarían al grado de perder competitividad y participación de mercado en Estados Unidos; lo que a su vez traería impactos como aumento de precios y escasez de productos para consumidores en el país vecino.

Además, el titular de la Canacintra alertó que el sector agroalimentario y el aeronáutico también saldrían severamente afectados por la decisión del presidente Donald Trump, de elevar los aranceles, misma que calificó como un chantaje pues asocia el tema comercial al migratorio. Además, mostró apoyo a las autoridades nacionales para que en caso de no llegar a un acuerdo con EU, se determinen represalias a las importaciones de ese país.

Por separado, el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur), José Manuel López Campos, opinó que México debe intensificar las relaciones comerciales con otros países, para evitar la vulnerabilidad y riesgos que enfrentan las empresas nacionales por las políticas proteccionistas y condicionantes del presidente Donald Trump.

“Debido a la dependencia económica que tiene México con Estados Unidos, hay que voltear la mirada hacia otros destinos del mundo, como Europa, Asia, Centro y Sudamérica para incrementar el intercambio de bienes y servicios”, señaló en un comunicado.

Los daños industriales

Automotriz
Salida de armadoras.
11,000 mdd en aranceles.
Afectación a 10 millones de empleos en EU.
Agroalimentario
Impacto por 6,700 mdd.
Aumento de precios en EU.
Encarecimiento de: espárragos, aguacate, jitomate y berries.
Aeronáutica
Pérdida de competitividad.
Disminución en envíos.
Encarecimiento de refacciones.
Tipo de Cambio
Su cotización llegaría a los 24 pesos por dólar.

Escepticismo sobre Trump

El Grupo Financiero Banorte ve “poco probable” que se apliquen los aranceles que Estados Unidos amenazó con imponer a las importaciones procedentes de México, ya que la relación comercial entre ambos países es “demasiado profunda”. Aunque de concretarse, alertan impacto en crecimiento e inflación.

… Y ven lejano un crecimiento de 4% con temor a una recesión

El constante debilitamiento de la economía mexicana y las nuevas amenazas del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, han generado un ambiente de incertidumbre y de expectativas poco positivas para México.

“Esos factores pueden inhibir aún la posibilidad de elevar el ritmo de avance de la economía, alejando cada vez más el objetivo de lograr tasas de crecimiento de 4.0%”, apuntó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Señaló que tanto los factores internos como externos reflejan la reducción de los pronósticos de crecimiento, como los planteó la nueva administración federal.

“El debilitamiento de la actividad económica de México se acentuó al reportar una caída de 0.2% que, aunque en términos anuales se mantuvo en terreno positivo al reportar un avance de 0.1%, éste fue su menor avance desde el último trimestre de 2009 y también el más bajo para el primer trimestre de cada uno de los últimos cuatro sexenios”, señaló en su reporte semanal.

Añadió que los problemas internos también han crecido como resultado de la inseguridad pública, la incertidumbre política interna, la corrupción, la impunidad y la falta de Estado de derecho.

Por separado, el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José Luis de la Cruz, opinó que el tiempo para que México se libre de una recesión económica se agota, ya que las presiones arancelarias que ha impuesto el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, complican el entorno macroeconómico del país, lo que obliga a que el Gobierno implemente de manera urgente medidas para elevar la inversión y el desarrollo.

“Donald Trump aceleró los tiempos, es momento de reconstruir la economía nacional para enfrentar los embates externos y los desequilibrios internos”, indicó en un análisis.

LOS RIESGOS

Persistencia en la debilidad
económica.
Se mantendrá bajo crecimiento.
La posibilidad de una inminente
recesión.
Falta de inversión privada.

LEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.