La agenda de Trump enfrenta un escenario complicado, ya que la Cámara de Representantes arranca con una mayoría demócrata, mientras que el Senado sigue con mayoría republicana

Nueva legislatura revisa solución para reabrir la Administración en EU

El Congreso de EU inicia hoy una nueva Era en medio del cierre parcial del Gobierno causado por la insistencia del Presidente Donald Trump para que le autoricen recursos para construir su prometido muro en la frontera con México.

La agenda de Trump enfrenta un escenario complicado, ya que la Cámara de Representantes arranca con una mayoría demócrata, mientras que el Senado sigue con mayoría republicana, pero varios son críticos de las acciones del Presidente.

Tan sólo ayer Mitt Romney, ex candidato a la Presidencia por el Partido Republicano y nuevo senador electo, cuestionó al mandatario en un artículo publicado por el diario The Washington Post, donde denunció «la profunda caída» que ha experimentado la Administración de Trump en diciembre con la salida del jefe de gabinete de la Casa Blanca, John F. Kelly, y el secretario de Defensa, Jim Mattis.

Además las diferencias de Trump con los legisladores sobre el tema migratorio han obstaculizado un acuerdo para acabar con el cierre parcial de la Administración que empezó hace 13 días.

Trump se reunió ayer en la Casa Blanca con los líderes republicanos y demócratas, pero advirtió que mantendrá el cierre de la Administración el tiempo que «haga falta» e insistió en sus exigencias de financiación del muro fronterizo con México.

En la reunión, los líderes demócratas pidieron a Trump que reabra la parte de la Administración que se encuentra paralizada de manera inmediata, dejando el debate sobre la seguridad fronteriza del país para después.

La previsiblemente próxima presidenta de la Cámara baja, la demócrata Nancy Pelosi, aseguró a la salida de la reunión que la intención de sus colegas y ella es «acabar con el cierre parcial administrativo mañana (hoy)».

«Mañana vamos a votar un paquete legislativo para reabrir la Administración basado en leyes que han sido antes aprobadas por el Senado republicano, y otra legislación separada para aprobar fondos para Seguridad Nacional hasta el 8 de febrero», indicó Pelosi a los periodistas.

Pelosi explicó que aprobar esta segunda iniciativa «daría 30 días más» a demócratas, republicanos y Trump para negociar sobre los fondos para la seguridad fronteriza, sin la necesidad de tener la Administración parcialmente cerrada.

Desde el pasado 22 de diciembre, la Administración entró en su tercer cierre parcial luego de que la negociación entre republicanos y demócratas en el Congreso llegase a un punto muerto a raíz de la exigencia Trump de que el proyecto de presupuestos incluya una partida de más de 5 mil millones de dólares para el muro.

Pese a que Trump sigue firme con su intención de mantener la Administración parcialmente cerrada si no logra fondos para el muro, el mandatario insistió ayer en que México ya está pagando la construcción de la cerca fronteriza a través del acuerdo de libre comercio renegociado el pasado año, conocido como T-MEC.

«México está pagando por el muro a través del nuevo acuerdo comercial T-MEC. Gran parte del muro ya ha sido completamente renovado o construido. Hemos hecho mucho trabajo», señaló ayer el gobernante en Twitter.

Sin embargo, ese tratado comercial aún no ha sido aprobado por el Congreso estadounidense, y, por ende, no ha entrado en vigor.

 

Xavier Rodríguez

leg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.