Elecciones de 2018 consolidaron al TEPJF como un ente de pesos y contrapesos: Otálora Malassis

Ante los magistrados que integran el TEPJ y el pleno de la Corte, la magistrada dijo que por cuarta ocasión en la historia de México, el Tribunal calificó la elección presidencial contribuyendo con ello a mantener el imperio del derecho

Elecciones de 2018 consolidaron al TEPJF como un ente de pesos y contrapesos: Otálora Malassis
Foto: Cuartoscuro/Archivo Otálora Malassis fue designada presidenta de la Sala Superior del TEPJF el 4 de noviembre del 2016, y concluirá su mandato en noviembre de 2020

Los procesos electorales de este año fueron históricos, y permitieron consolidar al Tribunal Electoral como un ente de pesos y contrapesos, lo que es propio del Poder Judicial Federal al que pertenece, afirmó la magistrada Janine Madeline Otálora Malassis, presidenta de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), al rendir su informe de labores ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

 

“El fin último de todo andamiaje institucional es justamente que el sistema de pesos y contra pesos, es indispensable en un Estado democrático, esté garantizado”, dijo.

 

Ante los magistrados que integran el TEPJ y el pleno de la Corte, la magistrada dijo que por cuarta ocasión en la historia de México, el Tribunal calificó la elección presidencial contribuyendo con ello a mantener el imperio del derecho.

 

“Vivimos la elección más grande y observada de nuestra historia, con alta participación ciudadana de 56 millones de personas, con el margen de victoria más amplio en los últimos 36 años, y que llevó a una importante reconfiguración de la escena política nacional y local”, expresó.

 

Otálora Malassis fue designada presidenta de la Sala Superior del TEPJF el 4 de noviembre del 2016, y concluirá su mandato en noviembre de 2020, sostuvo que en conjunto con el resto de los integrantes del tribunal electoral han contribuido “a garantizar una democracia más libre, más paritaria, más incluyente, respondiendo de esta manera al fin de toda justicia constitucional, que es el reconocimiento y la protección de la dignidad humana y la construcción de una sociedad más justa”.

 

aarl