Funcionarios y priistas agraviados repiten la pregunta:

-¿Dónde está Luis Videgaray?

La respuesta institucional sería:

-En la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Despacha en ella desde la salida de Claudia Ruiz Massieu, quien pasó a secretaria general y hoy estrenará su presidencia en el PRI.

Otra respuesta recordaría su aparición de la semana pasada:

-Hace cinco días se entrevistó en su oficina con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

Homólogo y conocido suyo, pues ha estado en contacto con el gobierno de Donald Trump desde la campaña presidencial, cuando fue factor para hacerle honores como candidato en la Residencia Oficial de Los Pinos.

Trato especial brinda a Jared Kushner, yerno de Trump y su asesor senior en la Casa Blanca.

Con una acotación:

Fue Marcelo Ebrard quien logró para Andrés Manuel López Obrador su visita, junto con otros altos funcionarios –entre ellos Steven Mnuchin (Tesoro) y Kirstjen Nielsen (Seguridad Nacional)- para tomar la iniciativa diplomática.

Poco importa si primero estuvieron en Los Pinos y luego en la casona de la colonia Roma y al final, ya de despedida, en la cancillería.

PROPICIÓ “EL BALAZO AL PIE” DEL PRI

En Insurgentes Norte la pregunta sobre Luis Videgaray tiene otro sentido.

La humillante derrota del 1 de julio exhibió la crisis del PRI y lo terrible no es haber caído al tercer lugar electoral, sino la confusión siguiente sin salida a la vista.

Ni siquiera hay liderazgo.

René Juárez Cisneros concilió grupos y tuvo el respaldo para continuar al frente del partido, pero encontró obstáculos para emprender libremente una refundación y prefirió irse a la Cámara.

La llegada de Claudia Ruiz Massieu no es aceptada por el grueso de los dirigentes reales de territorios y de sectores, y está por verse cuál será la reacción a mediano plazo.

Esta situación no se habría dado si, opinan esos priistas, Videgaray no hubiese tenido sobre Enrique Peña una ascendencia superior a la de José Córdova sobre Carlos Salinas.

-Él (Videgaray) nos trajo a Enrique Ochoa, él convenció al Presidente de modificar estatutos –“un balazo en el pie”, ha dicho Emilio Gamboa– para poner un candidato externo (José Antonio Meade) y ahora no aparece.

Desesperados, no ven cómo exigirle cuentas.

Ni verán, digo yo, pues para decidir su destino partidista deberán esperar por lo menos diciembre y –quién lo dijera- un gobierno no priista.

CUCHILLOS LARGOS EN SAN LÁZARO

1. Los cuchillos largos tricolores han llegado hasta quienes estarán en San Lázaro durante la próxima Legislatura.

Quienes previsiblemente serán diputados federales empiezan a arropar al guerrerense René Juárez Cisneros para coordinador.

En contraste, ha surgido un bloque contra otros aspirantes e inclusive no quieren de compañero al ex dirigente Enrique Ochoa.

Las animadversiones alcanzan a personas enlistadas pero a su juicio sin méritos, como sería el caso de Myrna Torres, mas no el único.

2. La sesión de la Comisión Política Permanente del PRI de hoy es puro formalismo: Claudia Ruiz Massieu rendirá protesta en lugar de Juárez Cisneros, quien renunció.

José Ureña

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.