La situación es peligros para la población afectada así como para nuestro personal y los voluntarios. Puede haber más réplicas causando más víctimas y más daños a edificios e infraestructuras: Udaya Regmi

Sídney.- La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC, sigla en inglés) anunció hoy asistencia humanitaria para 2 mil afectados por el sismo de magnitud 7,5 que sacudió Papúa Nueva Guinea el domingo pasado.

 

La ayuda consiste en primeros auxilios, mosquiteras y material de higiene, saneamiento y para levantar albergues temporales, entre otras cosas, detalló la IFRC en un comunicado desde Port Moresby.

 

«La situación es peligros para la población afectada así como para nuestro personal y los voluntarios. Puede haber más réplicas causando más víctimas y más daños a edificios e infraestructuras», dijo el jefe de la IFRC en Papúa Nueva Guinea, Udaya Regmi.

 

El terremoto ocurrió el domingo pasado en una región montañosa en el oeste del país y a 35 kilómetros de profundidad y dejó, según datos provisionales, al menos 31 muertos y 300 heridos.

 

La zona más afectada es la provincia de Enga, habitada por unas 430 mil personas y situada en su mayor parte a una altura de más de 2 mil metros sobre el nivel del mar.

 

Al sismo cortó carreteras y comunicaciones, y le han sucedido numerosas réplicas, la mayor de magnitud 6,3.

 

El Gobierno ha declarado el estado de calamidad en la zona y el primer ministro del país, Peter O’Neill, prometió ayuda inmediata a Enga, Hela, Cordillera Meridional y Cordillera Occidental, las provincias más afectadas.

 

«Nuestra prioridad es reconstruir los colegios, hospitales, carreteras, puentes y aeropuertos dañados por el terremoto», manifestó el gobernante según el diario local Post Courier.

 

O’Neill también prometió restablecer lo «antes posible» varios proyectos en las citadas provincias que ha paralizado el seísmo, como un gasoducto, la mina Ok Tedi o la planta gasística de Hides, explotada por ExxonMobil.

 

«El cierre temporal de estos proyectos tendrá un gran impacto en la economía en los próximos meses», aseguró el primer ministro, sin ofrecer cifras de daños.

 

Los terremotos son habituales en Papúa Nueva Guinea porque forma parte del llamado Anillo de Fuego del Pacífico, un área en forma de herradura que se caracteriza por concentrar algunas de las zonas de subducción más importantes del mundo, lo que ocasiona una intensa actividad sísmica y volcánica.

 

fahl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.