Futbol, vascos y catalanes

Alberto Lati

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

El futbol siempre reivindicó sus respectivas, causas, regiones, idiomas. El futbol los diferenció y distanció respecto al resto, empezando por el castellano o hispano-parlante. El futbol fue bandera de sus vastas culturas. Pero el futbol fue ocupado –y lo sigue siendo- de forma distinta por vascos y por catalanes.

 

Mientras Athletic de Bilbao enfrentaba al Barcelona en uno de los mejores partidos del domingo,  podíamos reflexionar largamente sobre tan diferentes tradiciones futbolísticas. Aquí no aplica la máxima de Sun Tzu de “enemigo de mi enemigo es mi amigo”: tanto bilbaínos como barcelonistas han convertido desde el origen a sus equipos en antítesis del centralista Real Madrid, pero eso no implica que sean amigos o aliados; más bien sus choques suelen estar cargados de tensión y rivalidad.

 

El Barcelona tuvo a un suizo como fundador, quien pronto se integró a la batalla autonomista catalana y pasó de ser Hans a ser Joan. Esa traducción del nombre del patriarca barcelonista, fue también guía para el futuro de la institución: no importa jugar con seis holandeses o cuatro argentinos; basta con que se integren a la vida catalana, con que amen como propia a la singular y estética Cataluña. Ahí está Johan Cruyff bautizando a su hijo con el nombre Jordi. Lo mismo, aparece el capitán Xavi, con apellido castellano, Hernández: no es de dónde vienes, sino que vayas al lugar deseado por los catalanes.

 

Athletic fue distinto desde que en principio decidió, aún con entrenador inglés, jugar con puros muchachos vascos. Tal como con la revolución industrial de la región, orientada por maestros y ejemplos británicos, el futbol fue recibido de los que llegaban del Reino Unido.

 

Sucede que se ejercía esa actividad, reivindicando no sólo a la cultura vasca e idioma euskera, sino a toda una etnia: ahí sólo jugarían vascos o jóvenes surgidos de cantera. Algún francés como Bixente Lizarazu pasó por el cuadro bilbaíno pero la excepción era obvia: Lizarazu es vasco-francés.

 

Al paso del tiempo, se aceptaron jugadores de regiones con cierta afinidad, como navarros o riojanos, además de descendientes de vascos en el exilio (alguno nacido en México, por ejemplo). Su gran rival, la Real Sociedad, tomó un camino similar, hasta que decidió romper de forma parcial la tradición: se fichaban, al margen de vascos, extranjeros, pero no elementos del resto de España (eso se rompería décadas después con la llegada de un asturiano).

 

Athletic, siempre aguerrido, ha dejado de poder pelear, como lo hacía antaño, con Madrid y Barcelona. Añoran los títulos, extrañan las glorias, pero más les importa brincar al campo con un once conformado por propios… Tan distinto al Barcelona, al que como reza el dicho catalán “la pela es la pela” (el dinero es el dinero), basta con ganar y asimilar a todos, propios y foráneos, a su reivindicativo fin con tan preciosista futbol.

 

@albertolati

JORNADA 17:

MORELIA 1-0 JAGUARES

QUERÉTARO 3-0 ESTUDIANTES

CRUZ AZUL 3-1 AMÉRICA

MONTERREY 3-2 ATLANTE

SANTOS 3-0 ATLAS

GUADALAJARA 2-2 PACHUCA

SAN LUIS 5-1 TOLUCA

PUEBLA 0-1 TIGRES

UNAM 1-1 TIJUANA

 

FUTBOL INTERNACIONAL:

REAL MADRID 7-1 OSASUNA

ATHLETIC 2-2 BARCELONA

ZARAGOZA 2-2 SPORTING

SUNDERLAND 0-1 MANCHESTER UNITED

LORIENT 2-0 AJACCIO

 

Más del autor