El presidente Andrés Manuel López Obrador está enojado.

 

A tal grado de advertir peligros al Presidente estadunidense Joe Biden y al primer ministro canadiense Justin Trudeau como parte de la campaña en su contra.

 

Deben entender, dijo ayer, “la circunstancia que se vive en México, en donde se está llevando a cabo una transformación y hay un grupo reaccionario de los corruptos que se sentían dueños de México…”.

 

Ellos hacen campaña –lobby, le llamó- encabezados por Claudio X. González, Enrique Krauze y otros mexicanos para denostar a su gobierno y hasta amagó con no ir a una cumbre en Canadá si no lo respetan.

 

Bueno, pues ya tiene la respuesta:

 

La administración de Justin Trudeau exigirá desde hoy, otra vez, visa a turistas mexicanos como una medida adicional para contener la migración no controlada por López Obrador y las solicitudes de refugio.

 

La canciller Alicia Bárcena ha acudido a reforzar la gestión del embajador Carlos Joaquín González, pero el escepticismo se trocó ayer en frustración.

 

A MERCED DEL CRIMEN

 

Xóchitl Gálvez tiene serios problemas.

 

Ha decidido iniciar su campaña presidencial en Fresnillo, Zacatecas, el municipio más violento del país para dar sentido a su slogan Por un México sin Miedo.

 

No es previsible una gran cobertura porque planea viajar por carretera desde la Ciudad de México vía Aguascalientes y de ahí a la tierra del Santo Niño de Atocha.

 

Ya fue retada por Rodrigo Reyes Muguerza, quien como secretario general de Gobierno de David Monreal dijo que si habla de inseguridad debe voltear a otros lugares.

 

Más allá de esa ironía, Xóchitl Gálvez y sus estrategas, entre ellos el de prensa Maximiliano Cortázar, han calculado mal: no pueden llevar periodistas por carretera.

 

Son las más riesgosas del país y una masacre no la soporta el país, amén de cubrir sangre en una contienda cuyo futuro desde ahora será previsiblemente rojo.

 

Qué distinto con Claudia Sheinbaum, la candidata oficial con recursos y todas las facilidades para el mayor acarreo de la memoria por el gobierno y Morena a fin de dar imagen de invencibilidad.

 

DESCONTÓN A DANTE

 

1.- Enrique Alfaro ha dado un descontón a Movimiento Ciudadano, a su dueño Dante Delgado y a su candidato Jorge Álvarez Máynez.

 

No se identifica con el movimiento fosfo-fosfo, dijo, porque es político serio y no quiere confundirse con quienes trivializan la función pública.

 

2.- Eso poco importa a Dante Delgado, pues apadrina y protege a dos de sus principales cuadros –Samuel García y el propio Álvarez Máynez– borrachos y retadores.

 

Bajo el alcohol apuntaron al priista Manlio Fabio Beltrones, quien hace campaña para senador y etiquetó a los dos como borrachos dedicados a desprestigiar la política.

 

Y 3.- Banco Azteca ha entrado a una nueva etapa.

 

Tras 20 años Luis Niño de Rivera Lajous ha dejado la presidencia y el Consejo de Administración y a su posición ha llegado Alejandro Valenzuela del Río.

 

Este era director general, cargo entregado a Francisco Tonatiuh Rodríguez Gómez, con amplia experiencia en seguros, manejo bancario y afores.

 

Su misión es fortalecer el liderazgo de Banco Azteca como proveedor de préstamos no bancarios tanto en Estados Unidos como en México y en Latinoamérica.

 

       @urenajose1

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.