La maquinaria oficial ha acelerado.

 

Si en la primera terna no pudo imponer a Bertha María Alcalde Luján porque se rebelaron senadores supuestamente domesticados (Morena, PVEM, PT), hoy no pueden fallar.

 

Ahora la pretensión es no dejar el costo político -el priista Manuel Añorve Baños dixit– a Andrés Manuel López Obrador por morenizar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

 

Ella es la línea de Palacio Nacional

 

Lo fue sobre Lenia Batres, la hermana del jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y María Estela Ríos, la empleada directa del Presidente desde sus tiempos de jefe de Gobierno.

 

Una vez más Alcalde Luján es la preferida sobre Batres y Eréndira Cruz Villegas, rescatada de la Unidad de Asunto Jurídicos de la Secretaría de Cultura para llenar el formato de los tres nombres reglamentarios.

 

No puede ser de otra forma:

 

Bertha María Alcalde Luján es hija de Arturo Alcalde y de Bertha Luján, él izquierdista irredento –“luchador social”, dice el de Macuspana- y ella expresidenta del Consejo Nacional de Morena.

 

Fidelidad a toda prueba, eufemismo para garantizar el voto judicial según los intereses y la disciplina presidenciales.

 

Pero hay un dato:

 

Bertha María no consensa siquiera entre los morenistas y por ello fracasó el operativo de Estado la semana anterior para imponerla en sustitución del ministro tránsfuga Arturo Zaldívar.

 

MONREAL Y EL RESCATE

 

Hoy es distinto.

 

Aquella fallida operación se dio con Eduardo Ramírez, quien como coordinador morenista senatorial estaba dedicado de tiempo completo en su candidatura para gobernador de Chiapas.

 

Por eso fue llamado al Senado el zacatecano Ricardo Monreal, para poner orden y conseguir votos en algunas de las fracciones no leales (PAN, PRI, PRD, MC, Grupo Plural) y obtener los 86 votos necesarios.

 

Luego, si rinde frutos como siempre, se verá si se le restituye como coordinador morenista y presidente de la Junta de Coordinación Política.

 

Porque si Monreal no fracasa en esta nueva encomienda, entonces sí la designación directa será de López Obrador y contra él serán los señalamientos de morenizar a la Suprema Corte.

 

HISTORIA MURAT-AMLO

 

Se cumplió lo adelantado aquí.

 

El exgobernador oaxaqueño Alejandro Murat Hinojosa, heredero político de José Murat, dejaba el PRI y era lógico su ingreso a la parcela de Andrés Manuel López Obrador y su elegida Claudia Sheinbaum.

 

Está confirmada la información.

 

Pero he aquí más datos:

 

En 2005 Murat Hinojosa era diputado federal y fue el único priista en votar en contra del desafuero de Andrés Manuel López Obrador, gesto agradecido entonces y premiado ahora por el Presidente en turno.

 

Desde entonces mantuvieron comunicación.

 

Como mandatario nacional, el de Tepetitán se encontró con su amigo en calidad de gobernador de Oaxaca y le dispensó muchas atenciones, viajes, proyectos, presupuesto, inversiones…

 

Cuando Alejandro se disponía a dejar la gubernatura por el triunfo del morenista Salomón Jara -¡pobre Oaxaca!-, López Obrador prometió hacerle un recorrido y varios actos de despedida por su buen gobierno.

 

No le cumplió.

 

Ojalá ahora sí le cumpla con la senaduría plurinominal, porque si no habrá sido ociosa la renuncia a principios, historia, proyectos e ideología revolucionaria según los conceptos priistas.

 

     @urenajose1

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.