José Ureña
 

No son como antes, pero son iguales.

Lo puede decir hoy Alejandro Moreno, Alito, quien ha sido y es infiltrado desde el bando contrario para asestarle golpes políticos.

Un día le pregunté de quién sospechaba.

-De todos. Es el Gobierno -me contestó.

En noviembre retomé el tema so pretexto del juicio de procedencia promovido desde Campeche por su sucesora Layda Sansores y el fiscal Renato Sales Heredia.

-No hay tal juicio ni lo habrá. Tenían tiempos fatales para proceder y ya se les pasó. Ni siquiera se ha reunido la Sección Instructora de la Cámara de Diputados.

Juega con viento a favor: dicha Sección tiene cuatro miembros: Rubén Moreira y Elías Lixa, afines como priista y panista, y los morenistas Jaime Humberto Pérez (presidente) y Leonel Godoy.

En caso de votación, habría empate a dos y el asunto se archivaría y haría olvidar el show montado por Sales Heredia cuando impulsó el juicio político.

DESVÍOS A LA CAMPAÑA

Pero hoy los cazados son los cazadores.

Layda Sansores y Renato Sales Heredia participaron en una trama, revelada desde el propio teléfono de la mandataria (Proceso), para infiltrar a Alejandro Moreno y llegar al poder.

No es un tema de su Martes del Jaguar, sino de cómo su sobrino Gerardo Sánchez Sansores escaló en el Gobierno de Alito y junto con su esposa América del Carmen Azar Pérez eran agentes dobles.

Ella inclusive fungió como secretaria de Finanzas y aprovechó el cargo para desviar dinero del Gobierno de Campeche para la campaña de Morena.

Dice uno de los mensajes reproducidos por Proceso:

“Mi queridísima tía y próxima gobernadora, aquí atendiendo puntualmente tus instrucciones de todos los días. A los enemigos no hay que darles descanso, hay que mantenerlos a raya, tu lo sabes mejor que nadie”.

Más adelante:

“No te preocupes tía, estoy preparando un santo vergazo. Tú sabes cómo operamos nosotros. Aquí puro chingón hay y no es porque yo esté a cargo, pero ves lo lejos que hemos llegado; no me creíste cuando te dije que era importante que yo estuviese en el equipo de confianza de Alito. Hoy los resultados saltan a la vista”.

Y se burla del entonces gobernador:

“Alito es tan soberbio que con cualquier dulce lo endulzas. Me costó trabajo ser indispensable en su cercano grupo de confianza. Su ego es tan grande, que me lo chingaba a cada rato y nunca se dio cuenta…”.

Del dinero a Morena y la campaña:

“Hasta América que es muy atarantada, se lo chinga a cada vez (sic) que podía, haciéndole procesar salidas que iban para el cochinito. Nunca se dio cuenta que él nos financiaría parte de la campaña…”.

Aun así Layda acusa a Alito de desvíos.

Vaya culebrón e indecencia entre indecentes.

EBRARD vs. SHEINBAUM

Marcelo Ebrard ha decido competir en su espacio a Claudia Sheinbaum e ir por los lugares estratégicos del centro del poder, el Estado de México y la capital del país.

Son claves para ganar la consulta, pero se sabe en desventaja ante la jefa de Gobierno, a pesar de sus momentos bajos y sus problemas con el Metro.

A territorio mexiquense ha mandado como coordinador al potosino Salomón Rosas, quien sin influir en las campañas integrará equipos de promoción en todos los distritos y los municipios.

-Para ganar por nocaut necesitamos las dos entidades y así será -prometió al asumir el compromiso.

LEG

José Ureña

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.