José Ureña
 

Está en su etapa inicial.

Toma forma, para decirlo con propiedad.

Diputados de varios partidos con vocación democrática se organizan para crear un frente a fin de contener la reforma electoral como la pretende Palacio Nacional.

Comenzaron a trabajar cuando vieron avanzar las malas prácticas del poder para resquebrar el llamado bloque opositor, primero en San Lázaro y luego en el Senado.

El punto de partida es loable: evitar el debilitamiento -o peor aún, la desaparición- del INE y de los procesos mediante los cuales se renuevan autoridades.

Para esta cruzada titánica impulsan pláticas privadas inclusive con miembros de las bancadas oficialistas porque, aunque suene raro en el verticalismo del régimen, hay partidarios de esta idea.

En el grupo donde hay mayor inconformidad es el priista, cuyo apoyo masivo fue definitivo para la prolongación de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad hasta 2028.

Pero hubo inconformidades: Ana Lilia Herrera votó en contra, Laura Barrera se abstuvo, Xavier González Zirión pidió licencia…

Otros, como los tricolores y panistas de Nuevo León, no tienen pastor y pueden actuar con libertad, como lo ha mostrado su guía moral Ildefonso Guajardo.

De aquí, de allá y de acullá ven con simpatía esta campaña y la apuesta está puesta en su anexión.

NO A CONSEJEROS AFINES

No habría este movimiento sin la actuación priista.

Para la militarización prolongada Yolanda de la Torre sirvió de amanuense a Palacio Nacional con la iniciativa y luego la fracción de Rubén Moreira se ofreció al régimen.

Como se amagó a la mayoría de los senadores priistas y dos perredistas, la suerte está echada para la reforma al artículo quinto transitorio: pasará sin problemas en la Cámara.

Con la reforma electoral es diferente, pues el PAN de Marko Cortés y el PRI de Rubén Moreira y Alejandro Moreno han decidido participar en negociaciones para hacer ajustes a la iniciativa presidencial.

Pero los inconformes ven una lucha posterior, en la elección de consejeros electorales afines al Gobierno, a su movimiento y a los afanes de sujeción del INE para disminuir la aplicación de la ley.

Mérito suyo sería si, al no tener dos tercios, logran llevar el desenlace a la tómbola con candidatos postulados, previa criba en comisiones, ciudadanos neutrales.

CABEZA DE VACA Y EL PRI

1.- “La persecución se reorganiza, pero no sabe dónde”.

Así adelantamos el martes, con el título ¿Dónde anda Cabeza de Vaca… dichos y hechos?, las acciones en ciernes para detener al exgobernador de Tamaulipas.

Le habían puesto vigilancia, pero escapó a los sabuesos del fiscal Alejandro Gertz Manero antes de entregar el poder a Américo Villarreal, cuyos expedientes serán adicionales.

Ayer se confirmó nuestro avance: ya está la alerta migratoria, pero su repatriación será larga y difícil porque Francisco García Cabeza de Vaca tiene protección como ciudadano estadounidense.

Y 2.- También rindió resultados lo dicho aquí el 15 de septiembre: Gobernación aprieta a los 13 senadores del PRI.

Detallamos el caso de Carlos Aceves del Olmo, quien puede estar seguro en la CTM aunque el T-MEC, Estados Unidos y Canadá exijan la democratización de esa central.

LEG

José Ureña

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.