instagram pixabay
Foto: Pixabay / Instagram estuvo el año pasado promocionando fuertemente su producto de video de formato corto, Reels, en los feeds de los usuarios  

Instagram atraviesa una fuerte crisis de identidad. La plataforma social que alguna vez ayudó a marcar el comienzo del auge de la figura del «influencer» señaló un cambio inminente durante el verano pasado cuando su jefe, Adam Mosseri, anunció que dicha red social «ya no era una aplicación para compartir fotos».

TE PUEDE INTERESAR:   Video: Instagram una mujer expuso el acoso que sufrió en un gimnasio

Pues debido a la «dura competencia» proveniente de TikTok y YouTube, el ejecutivo dijo que Instagram se apoyaría en el video y compartiría más publicaciones recomendadas de cuentas que los usuarios no siguen.

Si bien Meta, la empresa matriz de dicha red y Facebook, aún retiene la mayoría de los dólares de publicidad digital, TikTok ha superado fácilmente a ambas aplicaciones para atraer y mantener la atención de sus usuarios a diario.

Según Insider Intelligence, los usuarios de la plataforma de videos, sus consumidores de Estados Unidos pasan un promedio de 45.8 minutos por día en la aplicación, mientras que los usuarios de Facebook e Instagram suelen pasar 30.1 minutos en esas plataformas.

Por lo anterior, Instagram estuvo el año pasado promocionando fuertemente su producto de video de formato corto, Reels, en los feeds de los usuarios y alentando a los creadores a pasar al producto con un programa de bonificación de Reels y el potencial para un mayor compromiso, sin embargo, hay muchos usuarios que aún ven a esta red como una plataforma para compartir fotos.

Según un estudio reciente, de 81 millones de publicaciones de Instagram realizado por la plataforma de marketing de redes sociales Later, el compromiso promedio de las publicaciones que no son de Reels ha disminuido en un 44 por ciento desde 2019.

El punto de disgusto más alto sobre este formato, llegó cuando en los últimos días de julio, usuarios como Kim Kardashian compartieron la petición de la fotógrafa Tati Bruening en donde instan a la red que que “Dejara de intentar ser Tik Tok”, y que enfatizara en las cuentas que cada usuario sigue.

Si bien no está claro qué es lo que pasará con su formato, sus directivos aseguran que el futuro de la aplicación está en el video, a pesar de que han admitido que sus funciones no han sido las adecuadas.

 

LEG