FED
Foto: Freepik / La inflación en Estados Unidos se ubica en máximos de 40 años  

El crecimiento económico estadounidense se desacelera, pero no al punto de que la economía entre en una recesión, consideró el presidente de la filial neoyorquina de la Reserva Federal, John Williams.

TE PUEDE INTERESAR:   FED aumentó su tasa de interés en 75 puntos base

«Una recesión no es actualmente mi escenario base. Pienso que la economía es fuerte», declaró Williams a CNBC.

Según el funcionario, es necesario subir “rápidamente” las tasas de interés para contener la inflación.

Consideró que el crecimiento se desacelerará un poco este año con respecto a lo visto el año pasado a un nivel de 1-1.5%», vaticinó Williams, quien explicó que no se trata de una recesión sino de un frenazo necesario para atenuar la inflación.

El banco central estadounidense esperaba a mediados de junio un crecimiento de 1.7% del PIB estadounidense en 2022, una cifra que ya era inferior al 2.8% de su estimación anterior.

Williams reconoció que es “muy difícil prever una recesión, que puede producirse por múltiples razones”, y la economía no está protegida contra imprevistos. Pero consideró que “por ahora hay un camino a seguir para reducir la inflación manteniendo el crecimiento económico”.

“De lo que estoy un poco más seguro, es de que debemos absolutamente subir las tasas (de interés de referencia) a 3-3.5% para fin de año. Tengo una gran confianza sobre ese punto», afirmó.

La Fed decidió tres alzas desde marzo para llevar los tipos de referencia a un rango de 1.50-1.75%, para contener el consumo y la demanda y actuar sobre la inflación, que se ubica en máximos en 40 años.

Esta semana, el Banco de Pagos Internacionales (BIS), organismo que coordina los grandes bancos centrales del mundo, pidió que las tasas de interés se eleven “rápida y decisivamente” para evitar que el avance de la inflación se vuelva un tema más problemático.

“La clave para los bancos centrales es actuar con rapidez y decisión antes de que la inflación se arraigue”, dijo Agustín Carstens, gerente general de la entidad.

El exgobernador de Banxico dijo que el énfasis era actuar en los “trimestres próximos”. El BIS confía en que aún es posible un aterrizaje económico suave, donde las tasas de interés suben sin crear recesiones, pero reconoce que es una situación difícil.

“Mucho dependerá precisamente de cuán permanentes sean estos choques (inflacionarios)”, dijo Carstens.

“Si este ajuste genera pérdidas masivas, correcciones generalizadas de activos y eso contamina el consumo, la inversión y el empleo, por supuesto, ese es un escenario más difícil”, expuso.

Confianza del consumidor cae

La confianza de los consumidores estadounidenses se degradó en junio más de lo esperado por el mercado, para colocarse en su nivel más bajo desde febrero de 2021, según el índice del Conference Board publicado el martes.

A 98.7 puntos, el índice perdió 4.5 unidades sobre mayo, que a su vez sufrió una revisión a la baja (a 103.2 puntos contra 106.4 puntos anunciados en la estimación inicial). Analistas esperaban 101 puntos.

Con información de AFP

 

LEG