Harvey Weinstein
Foto: AFP / Harvey Weinstein fundó junto a su hermano Bob, a finales de los 70, el estudio Miramax, vendido a Disney en 1993  

El exproductor de cine estadounidense Harvey Weinstein, cuyos abusos a mujeres desencadenaron el surgimiento del movimiento #MeToo en 2017, fue imputado ayer por agresión sexual en Reino Unido aunque, encarcelado en Estados Unidos, es poco probable que sea extraditado.

Mientras las acusaciones contra Weinstein sucedían en EU, la policía británica había comenzado a investigar una serie de denuncias de violencia sexual contra él en Londres.

TE PUEDE INTERESAR:   Exproductor de Hollywood Harvey Weinstein es imputado por agresión sexual en el Reino Unido

Tras «un análisis de las pruebas recogidas en su investigación», la fiscalía de la Corona, encargada de los casos penales en Inglaterra y Gales, autorizó este miércoles a Scotland Yard presentar cargos contra el estadounidense, explicó la jefa de la división de delitos especiales, Rosemary Ainslie.

El influyente magnate de Hollywood -de 70 años-, está acusado de dos cargos de agresión sexual a una mujer en la capital británica, en 1996, agregó.

Los hechos tuvieron lugar entre el 31 de julio y el 31 de agosto de ese año, afirmó, por su parte la policía, que precisó únicamente que la presunta víctima tiene ahora unos 50 años.
POR ÉL SURGE EL #METOO

Desde que estalló su caso en 2017, en Estados Unidos, se sucedieron los relataos de casi 90 mujeres, entre ellas las actrices estadounidenses Uma Thurman, Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow y la mexicana Salma Hayek, quienes lo acusaron de acoso, agresión o violación.

El otrora todopoderoso productor de películas como Pulp Fiction (1994), Shakespeare enamorado (1998) y Kill Bill (2003) siempre ha defendido que todos sus encuentros sexuales fueron con consentimiento.

SENTENCIADO A 23 AÑOS DE PRISIÓN

En febrero de 2020, Weinstein fue condenado en Estados Unidos por una violación en 2013 y una agresión sexual en 2006 y sentenciado a 23 años de cárcel, en un veredicto histórico para el #MeToo.

La semana pasada, perdió en su intento de que un tribunal de apelación de Nueva York anulara la condena.

Ahora está encarcelado y a la espera de ser juzgado en California por otros cargos de agresión sexual a cinco mujeres entre 2004 y 2013. De ser declarado culpable, puede ser condenado a hasta 140 años más de reclusión, por lo que parece improbable que sea extraditado al Reino Unido.

 

LEG