ingeniería
Foto: AFP / Rodrigo Ruz Cuen ha creado dispositivos que ayudan a detectar el cáncer, investigación por la que recibió el premio Rómulo Garza, entre otros proyectos  

Rodrigo Ruz Cuen se ha convertido en el tercer mexicano en conseguir la beca Knigth-Hennessy, para estudiar un posgrado en la Universidad de Stanford, California; y es el primero en tenerla para estudiar una maestría en la Escuela de Ingeniería de Física en esa Universidad de Estados Unidos, de acuerdo con el sitio oficial de la Beca.

“Yo estaba saltando por todos lados, súper contento por la oportunidad y sobre todo, siento mucho compromiso y responsabilidad de tratar de hacer un muy buen papel y que eso ayude a que Stanford volteé a ver más hacia Latinoamérica y a lo que podemos hacer de investigación y ciencia y que los mexicanos podemos hacer una muy buena ingeniería”; declaró en entrevista con 24 HORAS.

TE PUEDE INTERESAR:   Insiste AMLO en Guatemala que EU apoye con recursos para frenar migración

Recién egresado de la carrera de Ingeniería Física Industrial del TEC de Monterrey, a sus 23 años ya ha creado dispositivos que ayudan a detectar el cáncer, investigación por la que recibió el premio Rómulo Garza; además lideró un equipo para diseñar un aparato de radioterapia para tratar el cáncer de mama; temas que en los que ha puesto especial interés toda vez que tres de sus abuelos murieron a causa del cáncer.

Narró que desde el primer año de su carrera tuvo la meta de aplicar para obtener la beca y los últimos dos años y medio de sus estudios los dedicó a la investigación para lograrlo.

Fue en marzo cuando después de una serie de entrevistas (virtuales) y exámenes de física, inglés y matemáticas, le confirmaron que había ganado la Beca y, por otro lado, que la escuela de ingeniería física lo había aceptado en el Programa.

QUIERE DEJAR UN IMPACTO SOCIAL

Actualmente, Rodrigo trabaja en una empresa que hace proyecciones climáticas utilizando algoritmos de inteligencia computacional para ayudar a las empresas a anticipar los riesgos climáticos.

“Es un gran honor para mí porque las ingenierías están relacionadas con el desarrollo tecnológico, con ciencia, con el progreso de la sociedad (…) normalmente nos ven como una región de manufactura y no estamos considerados como una zona que produzca ciencia e ingeniería; para mí es importante que hayan volteado a ver mi perfil”, manifestó.

Dijo que antes de estudiar ingeniería física industrial le interesaba la política porque quería dejar un impacto social, pero se dio cuenta que “a través de la ciencia y la ingeniería podemos hacer cosas que tengan mucho impacto social; esa corazonada de lo que a mí me gusta de la política de poder tener ese impacto social, de poder ayudar a la gente, lo encontré en la ciencia”; de ahí que esté convencido de regresar a México a desarrollar todo lo aprendido en Stanford.

Será en septiembre cuando Rodrigo ya esté en dicha universidad para aprovechar la beca de tres años y cursar una maestría que de otra manera –dijo– no hubiera podido costear en este momento.

FRASES

«Yo espero prepararme muy bien allá, para después podérmelo traer a México, aplicar lo aprendido para ayudar a que mejore mi país».

«Antes de la carta me marcaron por teléfono, de repente veo el teléfono y veo que es un número de California y se me puso la piel chiquita y me congelé, no sabía qué me iban a decir y la directora del Programa de la Beca me dijo que había quedado seleccionado, yo estaba saltando por todos lados»

 

LEG