Foto: Cortesía  

La alcaldesa de Tlalpan, Alfa González Magallanes pidió la destitución de los jefes policiacos Abraham A. Ramírez Mondragón, indicativo “Urano”, Coordinador General de la Policía de Proximidad Zona Sur; Cristopher Castillo Martínez, indicativo “Leónidas”, Director General Regional de la Policía en Tlalpan y Ernesto Torres Hoyos, indicativo “Topilejo”, Director de la Estación Topilejo por abuso de autoridad y violación a los derechos humanos “y que se lleven a cabo las investigaciones pertinentes para que, en su caso, sean inhabilitados”.

Tras presentar a las ocho personas detenidas por la policía, que fueron brutalmente golpeadas, luego de los hechos violentos ocurridos el pasado miércoles en esta localidad, González Magallanes manifestó su apoyo a los habitantes de San Miguel Topilejo y dijo: “quiero sumarme a la exigencia de la destitución de los mandos responsables de estas acciones injustificadas, porque ellos ya la pidieron; fue el Estado, eso no lo vamos a permitir y mi responsabilidad es salvaguardar la vida de quienes habitan en Tlalpan”.

En conferencia de prensa, la mandataria dijo que el pasado miércoles en dicho pueblo hubo “un robo en el que estaban implicadas dos personas” y la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México envió a prácticamente mil elementos de la policía, argumentando que los pobladores iban a lincharlas; sin embargo, entraron golpeando a la gente, incluso a menores, rompiendo vidrios de casas y coches e incluso entraron a algunas viviendas sin orden de cateo.

Luego de presentar tres videos que proporcionaron los habitantes del pueblo de Topilejo, en donde los elementos de la SSC entran de manera violenta por las calles, la alcaldesa de Tlalpan identificó al jefe “Urano” y dijo que él “fue quien dio las instrucciones –de entrar con cerca de mil elementos-, así como el jefe del sector Topilejo, y cuando se ha solicitado apoyo a la SSC por asuntos de tala de árboles, no llegan”.

La alcaldesa señaló que ese mismo día había reunión de “Gabinete de Seguridad” en la alcaldía Tlalpan, a la que asistió sólo el jefe Leónidas “y no informó” de los hechos en Topilejo.

Le dijo a las vecinas y vecinos presentes: “no vamos a permitir desde este gobierno que pasen por encima de los derechos de los ciudadanos, reprobamos todo tipo de violencia y reprobamos que ahora intenten sembrarles delitos y convertirlos en delincuentes para que los policías salgan bien librados”.

Porque “ningún gobierno que se diga democrático y respetuoso de los derechos humanos puede llegar a esto, fue excesiva la fuerza que se utilizó”, señaló Alfa González.

“Ninguna de las ocho personas que fueron detenidas declararon porque las hubiera tenido que revisar el médico legista, pero fueron golpeadas; sin embargo les hicieron firmar un documento del que desconocen su contenido, les retuvieron vehículos que ya aparecen con los sellos y una carpeta de investigación por posesión de armas y delitos contra la salud”, aseveró la alcaldesa.

Precisó que “Seguridad Ciudadana no cumplió con ningún protocolo, los golpearon injustificadamente, entraron a sus domicilios sin ninguna orden de cateo, golpearon a una mujer embarazada, a una chica de 16 años que estaba durmiendo, golpearon a personas que estaban en vehículos, los bajaron, les robaron dinero, celulares, destruyeron evidencia”.

“Por supuesto que el Estado tiene una facultad de utilizar la fuerza pública, pero tiene que ser justificada y esto fue absolutamente desmedido, yo no sé si fue una represalia derivada de los resultados de la elección del domingo. No lo entiendo y espero que no sea por eso”.

Puntualizó que los pobladores estaban llevando a cabo una celebración religiosa que realizan cada año, que es parte de sus costumbres y tradiciones, por lo que no había ninguna justificación para semejante acción.

Recordó que el domingo pasado hubo una elección interna en Topilejo en donde personas “identificadas como del gobierno central estaban tratando de influir en la elección tradicional del pueblo, a quienes también las detuvieron los propios pobladores y el mismo jefe del sector Topilejo. Conmigo acordó que las iba a trasladar a Tlalpan 5 y resulta que no se las llevaron ni a Tlalpan 5 ni a Tlalpan 3, esa fue la molestia que yo le manifesté al jefe Leónidas”. Sin embargo, la alcaldesa manifestó que esperaba que dicha acción no fuera por represalia.

Durante la conferencia de prensa a la que asistieron algunos de los pobladores afectados de San Miguel Topilejo, aclararon que en ningún momento tuvieron la intención de linchar a dos presuntos ladrones de un equipo de sonido.

Al menos 10 de los presentes, entre ellos menores de edad y una mujer embarazada, mostraron lesiones físicas que les ocasionaron los policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, entre ellas contusiones, policontusiones, una fractura de oído, hematomas, descalabros y golpes contusos.

Precisaron que temen por su seguridad y la de sus familias, ya que “por orden de los altos mandos policiacos dañaron a personas inocentes; nosotros resguardamos a las personas (los ladrones), tratamos de controlar a la gente agresiva y pedimos el apoyo de seguridad, porque no somos personas linchadoras, pero fue a través de su intervención que se salió de control; violaron nuestros derechos”.

Por dicha razón responsabilizaron a los tres mandos a cargo de la seguridad de Topilejo de lo que les pueda suceder, al tiempo que exigieron su destitución, toda vez que los policías bajo sus órdenes no sólo golpearon a los pobladores, sino que los amenazaron de muerte y desaparición. Además los acusaron de abuso de autoridad, uso excesivo de la fuerza pública, fabricación de delitos, robo, despojo, allanamiento de morada, entre otros delitos.

Ante los atropellos denunciados por los vecinos, confirmaron que interpusieron denuncias ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, y con el acompañamiento de la dirección general de Jurídico y Gobierno de la alcaldía, siguen presentando las denuncias correspondientes ante la Fiscalía General de la Ciudad de México contra los policías y sus mandos.

Sobre el cierre de la carretera federal cuota México-Cuernavaca el pasado miércoles, dijeron: “cerramos la carretera porque detuvieron a personas inocentes, fue una atrocidad, se entregaron videos en los que los policías someten y golpean a gente inocente; pedimos que limpien el nombre del pueblo, por eso estamos dando la cara, porque somos gente inocente; seguimos exigiendo la destitución y que se haga justicia”.