Foto: Archivo  

La entidad humanitaria argentina Madres de Plaza de Mayo evocó el sábado los 45 años de su primera ronda frente a la casa de gobierno, convocada para reclamar la aparición con vida de miles de desaparecidos en la dictadura (1976-83).Organizaciones de derechos humanos y dirigentes políticos celebraron con diversos actos la epopeya de las mujeres que convirtieron al Pañuelo Blanco anudado en sus cabezas en un símbolo mundial de la lucha contra el terrorismo de Estado.

Por si te lo perdiste: Secretario general de la ONU condena ataque contra una mezquita de Kabul

«A pesar de nuestros bastones y las sillas de ruedas, las ‘locas’ (como las tildaban los militares) seguimos de pie», dijo la dirigente Taty Almeida, de 91 años, en un acto en la ESMA, un predio de la marina de guerra usado como centro clandestino de torturas y eliminación de prisioneros políticos, hoy convertido en Museo de la Memoria y sede de talleres juveniles de artes y oficios.

La gesta de las Madres enfocada en buscar el «juicio y castigo» a los responsables de la represión ilegal derivó con el tiempo en condenas judiciales por delitos de lesa humanidad para más de un millar de jefes y oficiales de las fuerzas armadas, de seguridad y policiales.

Por si te lo perdiste: Músicos afganos llegan a México tras crisis en su país por talibanes

En el acto se rindió homenaje a Miguel Ángel Estrella, pianista de renombre mundial fallecido a los 81 años, el 7 de abril en Francia, y víctima de las dictaduras latinoamericanas, padecimiento que lo llevó a convertirse en defensor de los derechos humanos como Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO y fundador de la ONG Música Esperanza.

LDAV