José Ureña
 

Falta un año, pero el equipo de campaña está casi listo.

Un hombre es clave:

Oscar Flores Jiménez, titular de Administración y Finanzas de la SEP desde julio de 2020.

La dependencia anunció así su designación en el boletín 176:

“En el marco de honestidad y eficiencia, que exige la Cuarta Transformación del país, contribuirá Oscar Flores Jiménez, con la función formativa y de desarrollo de la SEP”.

Su trabajo pareciera de zapa, pero varios funcionarios dan constancia de cómo arma un equipo de mexiquenses con vista electoral para 2023.

Lo ha reforzado con la presencia de la maestra Delfina Gómez, cuyos preparativos la proyectan como segura candidata oficial.

Compitió en 2017, pero perdió a pesar de contar con un equipo armado por el entonces presidente de Morena.

Al frente colocó a su primogénito José Ramón López Beltrán, ahora en polémica por ocupar una mansión de la empresa Baker Hughes, donde tiene intereses su esposa Carolyn Adams.

EQUIPO DE MEXIQUENSES

La familia presidencial sabrá cómo sortea estos señalamientos.

En el sexenio pasado la desvelación de la casa blanca de Angélica Rivera marcó el declive de Enrique Peña Nieto y en lo político dio por concluido el sexenio.

Hoy hablamos del futuro del Estado de México.

El director de Aduanas Horacio Duarte y el senador Higinio Martínez ya tienen equipos porque se creen con derechos para abanderar a Morena en su estado.

Lo mismo piensa Delfina Gómez.

Ella lleva ventaja por el apoyo público de su jefe, reforzado cuando el Tribunal Electoral exhibió los diezmos impuestos a los trabajadores en el ayuntamiento de Texcoco.

Esto da libertad a Oscar Flores Jiménez para continuar con la estrategia iniciada con el retiro de los subsecretarios heredados de Esteban Moctezuma.

El primero en salir fue Marcos Bucio, de Educación Básica, y le siguieron otros… salvo Luciano Concheiro en Educación Media y Superior.

Gran parte de los nuevos funcionarios tienen dos funciones: poner un ojo a la educación y otro en las elecciones de 2023.

Delfina Gómez por segunda vez pero con mejor estrategia, ahora en elaboración.

LA REFINERÍA FRACASADA

1.- Todos los sexenios tienen fracasos en obra pública.

Felipe Calderón impulsó una lucha abierta entre gobernadores para construir una nueva refinería de Pemex.

Ganó Miguel Ángel Osorio Chong, a quien Calderón obligó a endeudarse con más de mil 500 millones de pesos de entonces.

Pero no cumplió.

-Fíjate nada más -me dijo entonces Osorio Chong-: competí por una refinería y ahora lucho porque la barda perimetral de Tula la construyan empresarios hidalguenses.

Tenía razón: de unos 10 mil millones de dólares de inversión prevista terminó en unos cuantos millones de pesos.

Esos terrenos, se ha decidido ahora y pierde Hidalgo, pasarán al IMSS para construir un hospital.

Y 2.- Marko Cortés amenaza con romper con Gobernación si Adán Augusto López no cumple su palabra de continuar el diálogo.

Sería el segundo retiro panista en muchos años, pues el anterior sucedió con Felipe Calderón cuando el gobernador Manuel Bartlett maniobró para quitarle Huejotzingo al PAN.

Una historia también repetida, pues la democracia de Bartlett es igual a la democracia de Morena.

José Ureña

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.