Foto: Cuartoscuro Los migrantes, en su mayoría centroamericanos, entraron por la autopista México-Puebla a la capital del país luego de más de un mes de camino por el país.  

Luego de más de un mes de camino, la caravana que salió de Tapachula, Chiapas, ingresó ayer a la Ciudad de México por la autopista México-Puebla, a la altura del puente de La Concordia, donde se registró un enfrentamiento con policías capitalinos que interceptaron el contingente que intentaba llegar a la Basílica de Guadalupe.

La tarde de ayer, indicó la Secretaría de Seguridad Ciudadana capitalina, se desplegó a 350 efectivos para el acompañamiento de los extranjeros, con quienes se inició el diálogo para que llegaran albergue acondicionado en Deportivo Santa Martha Acatitla para recibirlos; sin embargo un grupo comenzó a lanzar objetos y palos.

El saldo fue de 13 policías lesionados atendidos por el ERUM; mientras que personal de Caminos y Puentes Federales (Capufe) asistió a cuatro personas que requirieron atención médica.

El Gobierno de la Ciudad de México informó que tras negociaciones, acordó con los integrantes de la caravana movilizar al grupo en seis camiones proporcionados por el Instituto Nacional de Migración, hacia el Templo del Tepeyac; y después al albergue, sin embargo, migrantes entrevistados en las inmediaciones del recinto indicaron que no aceptarían el refugio.

“Vamos a bordar los autobuses que se dirigen a la Basílica de Guadalupe, lamentable el número de heridos… tal vez seamos los peregrinos no deseados pero la violencia no es la solución, exhortamos al Gobierno de la Ciudad de México a no violentar ni criminalizarnos”, comentaron.

Alrededor de las 22:00 horas, los autobuses comenzaron a arribar a la Basílica de Guadalupe. De acuerdo con la alcaldía Gustavo A. Madero, la caravana está integrada por 243 adultos y 63 menores de edad.

Más temprano, Irineo Mujica, integrante de la organización Pueblo Sin Fronteras, dijo a este diario que no aceptarían llegar al albergue.

“Después de todo el caminar y todo lo que hemos hecho y de estar tan cerca a la Basílica, el Gobierno de la Ciudad de México viene a ofrecernos llegar a otro punto (…). Nosotros no hemos necesitado de algún Gobierno para llegar a este lugar, necesitamos un poco de humanidad que nos permitan profesar nuestra fe en la Basílica”, externó.

El secretario de Gobierno capitalino, Martí Batres, indicó que el albergue cuenta con todos los servicios: “agua, alimentación, para que puedan pernoctar, vamos a tener a varias instituciones atendiendo, el DIF, la Secretaría de Bienestar, también la Secretaría de Salud”.

Explicó que lo coordina la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, con la presidenta Nashieli Ramírez al frente.

Al cierre de esta edición, el refugio dispuesto para los extranjeros lucía semivacío y custodiado por cinco elementos. En tanto, llegaron a pernoctar a la Casa del Peregrino.

‘Giovani fue a buscar nuevas oportunidades’

Teresa habla en maya-ixil, pero su llanto es universal. Su hijo Giovani salió de una remota aldea en Guatemala y murió en un camión que se volcó en el sur de México con decenas de migrantes dentro. El último beso fue el miércoles.

Todavía estaba oscuro cuando Giovani Raymundo, de 18 años recién cumplidos, dejó la casa prestada donde vivía, hecha de barro y techos de zinc, en el municipio indígena de Chajul, que junto con Nebaj y Cotzal forman el llamado «Triángulo Ixil», una zona afectada durante la guerra civil (1990-1996).

Junto con su cuñado, Miguel Lainez, decidieron viajar sin papeles a Estados Unidos, en busca de trabajo, como lo hacen cada año miles de sus compatriotas.

«Él (Giovani) fue a buscar nuevas oportunidades en Estados Unidos para mandar recursos y que pueda comprar un sitio y hacer una casa», dice Teresa Ochoa, de 48 años. Quien traduce a la madre es un maestro del pueblo.

Era la segunda vez que Giovani intentaba establecerse en el norte. El primer intento lo hizo hace tres años, cruzó la frontera estadounidense, pero lo apresaron y lo devolvieron.

Giovani quedó con una deuda de 20 mil dólares del viaje truncado, dinero que prestó la familia para poder pagar a los «coyotes», como se conoce a quienes trafican con migrantes.

Intentó buscar trabajo en Guatemala para pagar esa deuda pero, como no hubo, decidió irse otra vez.

Por redes sociales, los vecinos de Teresa supieron de un accidente en Chiapas. La llamada que esperan usualmente es la del «coyote», diciendo que ya cruzaron «al otro lado». En cambio, fue Miguel quien se comunicó. Ellos iban a bordo del camión; Giovani se soltó y terminó debajo de la multitud hacinada. Teresa aún llora cuando cuenta de la llamada.

Rescata Ejército 82% más migrantes

Por Ángel Cabrera

Los rescates de migrantes por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) aumentaron 82% durante este año.

De acuerdo con un comparativo de 24 HORAS, con datos oficiales como el segundo y tercer Informe de Gobierno, así como solicitudes de información, hasta octubre pasado, el Ejército ha rescatado a 75 mil 956 extranjeros, la mayoría en Chiapas, donde jueves un tráiler con migrantes hacinados en su caja, volcó y dejó un saldo de 55 fallecidos.

En comparación, en 2020, la Sedena rescató a 41 mil 803 personas como parte del Plan Migración y Desarrollo en la Frontera Sur y Norte.

Las estadísticas oficiales indican que en lo que va del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, los militares han puesto a disposición al Instituto Nacional de Migración (INM) a 117 mil 759 personas extranjeras.

Tan solo este año, son más de 75 mil y, aunque hay rescatados de países como Burkina Faso, Kirguistán y Eritrea, la mayoría son de Guatemala y Honduras al igual que el camión accidentado.

El tercer informe de Gobierno y la solicitud de información, con terminación 5421, coinciden en que la cifra de migrantes rescatados superior a los 75 mil.

Sin embargo, en la respuesta el Ejército no especificó cómo ocurrieron los rescates de migrantes y señaló que esos datos los tiene el INM.

A su vez, la Secretaría de Relaciones Exteriores, en lo que va de este año, ha recibido solicitudes de asilo de 68 mil 708 personas migrantes, aunque el documento no detalla de si se trata de los mismos ciudadanos rescatados por el Ejército.

La Sedena señala que, como parte del programa de desarrollo para la frontera sur, en Campeche, Chiapas, Hidalgo, Estado de México, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán mantiene un despliegue de 6 mil 244 soldados para contener la trata de personas y migración ilegal.

Sin embargo, el pasado jueves el tráiler con al menos 200 personas hacinadas, en su mayoría centroamericanas, no fue detectado.

Además del rescate de personas extranjeras por el Ejército, la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez, admitió que este año el delito de tráfico de personas aumentó 227.7%, así como un incremento de 173.6% en ataques a migrantes por parte de bandas del crimen organizado.

El informe, presentado el 22 de noviembre pasado, señala que el aumento en el delito de tráfico de personas es por el trabajo en el rescate de migrantes.
LEG