Foto: AFP Encuestas realizadas por medios locales colocan a Bolsonaro muy por debajo de su principal contrincante, Lula da Silva  

El clima político en Brasil se tensó, a poco menos de un año de las próximas elecciones presidenciales, octubre de 2022; los habitantes del “país del carnaval” definirán el futuro de su nación: continuar con el proyecto de ultraderecha de Jair Bolsonaro; el regreso de la izquierda y de Lula da Silva o nuevos aires con la tercera vía de Joao Doria.

La situación del actual mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, no es la más favorable.

Encuestas realizadas por medios locales lo colocan muy por debajo de su principal contrincante, Lula da Silva, con tan sólo 21 por ciento de preferencia.

TE PUEDE INTERESAR: Gobierno de EU emite alerta de viaje a México por Covid-19 e inseguridad

No obstante, Bolsonaro no baja los brazos, y se afilió al Partido Liberal (PL), de ideología derechista pero más pragmático, con el que pretende “sacar a la izquierda de Brasil”.

Con este movimiento, el jefe de Estado busca limpiar su imagen, manchada por su mala gestión de la pandemia. Por otro lado, la ley en Brasil establece que para competir en las elecciones se necesita estar afiliado a un partido político. Dos pájaros de un tiro.

El principal dolor de cabeza de Bolsonaro y candidato predilecto del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula da Silva, marcha a paso firme; el expresidente (2003-2010) es el favorito de las encuestas para un tercer mandato (44% de preferencia).

Pero el escenario político en Brasil no sólo se reduce a Lula y Bolsonaro, entre estos dos gigantes la figura de Joao Doria, actual gobernador del estado de Sao Paulo, se levanta para dar la campanada.

Con 54% de los votos, Doria venció al gobernador de Río Grande do Sul, Eduardo Leite, y al exalcalde de Manaos, Arthur Virgílio, quienes aspiraban a la candidatura presidencial con el movimiento centroderechista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Los brasileños aún tienen tiempo para analizar a los candidatos, y sólo ellos podrán decidir si continúan con un Bolsonaro “renacido”, pero muy conocido, regresan a Lula y su época dorada, o apuestan por nuevos y moderados aires con Joao Doria.

LEG