Foto: AFP / "El reto es inmenso, si gano, será el inicio de la reconquista del país más bonito del mundo", prometió el candidato

El candidato de extrema derecha a las elecciones presidenciales francesas, Éric Zemmour, prometió ayer la “reconquista de Francia”, durante un primer mitin marcado por violentos altercados.

Zemmour, quien busca rebasar a la histórica líder de la extrema derecha de Marine Le Pen, quiere demostrar que es un serio contendiente para destronar al actual presidente, Emmanuel Macron.

TE PUEDE INTERESAR:  Aumento del salario favorece al gasto familiar

“¡Hoy son 15 mil!, 15 mil franceses que han desafiado lo políticamente correcto, las amenazas de la extrema izquierda y el odio de los medios de comunicación”, dijo el expolemista, de 63 años, a sus seguidores, que gritaban “¡Zemmour, presidente!”. Integrantes de colectivos en contra del racismo que se manifestaban de forma pacífica en las inmediaciones fueron agredidos por algunos asistentes al mitin.

«El reto es inmenso, si gano, será el inicio de la reconquista del país más bonito del mundo», prometió el candidato, que construye un discurso de rechazo a la inmigración y al islam.

TE PUEDE INTERESAR:   No podía respirar; va al médico y le sacan un diente de la nariz

El aspirante, que llegó más de una hora tarde, hizo una entrada triunfal al son de música grandilocuente. “Escucharon decir que soy fascista, racista, misógino”, dijo Zemmour, condenado dos veces por incitación al odio racial y que ahora se presenta como una persona perseguida por “una jauría de políticos, periodistas y yihadistas”.

LEG