Foto: Twitter @vmva1950 / Víctor Villalobos A., titular de la Sader, enfatizó la importancia de iniciativas como IKI-IBA

Después de cinco años de colaboración entre la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y la Agencia Alemana de Cooperación para el Desarrollo (GIZ) concluyó el proyecto Integración de la Biodiversidad en la Agricultura Mexicana (IKI-IBA), basado en la productividad, la sustentabilidad y la inclusión.

Dicha iniciativa, que arrancó en 2016, estuvo enfocada en la cooperación técnica para incrementar la productividad en el sector primario, sin descuidar la conservación de la biodiversidad y los recursos naturales.

De acuerdo con la Sader, el proyecto con los alemanes permitió concretar otras iniciativas que benefician a la producción de más de 60% de las plantas cultivadas.

Aunado a lo anterior, la colaboración entre ambas naciones también incluyó la elaboración de manuales para la producción amigable con la biodiversidad de diversos cultivos.

Víctor Villalobos A., titular de la Sader, enfatizó la importancia de iniciativas como IKI-IBA, que coadyuvan a la producción de alimentos sanos, inocuos y accesibles, a la vez que se cuida de los sistemas biológicos y se contrarrestan los efectos del cambio climático y la degradación de la tierra.

Jasmin Hundorf, directora del proyecto IKI-IBA, dijo que la iniciativa tuvo como objetivo fomentar las buenas prácticas y el diseño de herramientas y programas que promovieron la conservación y el uso sustentable de la biodiversidad en el largo plazo.

LEG