Foto: Cuartoscuro / archivo / En México, de acuerdo a datos del Inegi, la producción de vehículos ligeros cayó 26% anual en octubre

La crisis global de la cadena de suministros afecta directamente la producción nacional del sector automotriz por el retraso de semiconductores.

El Banco de México en el Informe Trimestral de inflación y actividad económica, correspondiente al segundo trimestre de 2021, destacó que los efectos negativos de una menor producción y venta de autos significó en el primer semestre del año una pérdida de 0.58% para el Producto Interno Bruto (PIB).

TE PUEDE INTERESAR: Cooperativistas de Cruz Azul denuncian atentado en planta de Tula

El incremento en los precios de mercancías y materias primas, escasez de chips de computadoras y la carencia de conductores de camiones, junto a un incremento de salarios, son los principales problemas que se observan desde 2020 en la cadena de suministros.

La actual crisis de la cadena de suministros global tiene su origen en la crisis sanitaria causada por el Covid-19.

Los problemas en la cadena de suministro se deben a varios factores, entre ellos un incremento en la demanda de productos y los cierres de fábricas en el extranjero.

Sin embargo, la situación se ha agravado debido a la falta de chóferes de camiones.

La industria del autotransporte enfrenta pérdidas económicas que se estiman alrededor de un billón de dólares sólo para 2021, de acuerdo con cifras de la Organización internacional para el transporte por carretera (IRU).

Por su parte, la Asociación Estadounidense de Camiones estimó que hacen falta alrededor de 80 mil conductores y el problema podría duplicarse para 2030 a medida que más transportistas se jubilan.

Reportes de la IRU, informan que durante el 2020 el porcentaje de conductores menores de 25 años fue de 5% en Europa y Rusia, el 6% en México y el 7% en Turquía, además, solo el 2% de conductores son mujeres.

Todo esto conlleva a que se tengan retrasos en la entrega de productos.

En algunos países como China, los mayores retrasos van desde papel, alimentos, textiles, hasta chips para los iPhone.

En Estados Unidos, principalmente se están viendo afectadas las industrias de juguetes, aunque también los productos básicos como el papel higiénico, agua embotellada, ropa y la comida para mascotas.

En Latinoamérica, los mayores problemas radican en los aparatos electrónicos, como computadoras, tabletas y celulares, además de electrodomésticos y autos.

En México, de acuerdo a datos del Inegi, la producción de vehículos ligeros cayó 26% anual en octubre, mientras que las exportaciones de estos 20%.

El sector automotriz en México representa 20.5% del sector manufacturero y 3.8% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y se espera que presente un crecimiento de 12% en la producción, exportación y venta de vehículos al cierre de 2021, según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Por su parte, la IRU propone algunos planteamientos para tratar de frenar la crisis: restaurar los flujos comerciales con la digitalización del transporte carretero, abandonar equivocadas restricciones por el Covid-19, luchar contra la escasez de operadores y nivelar los altos precios de los combustibles.

LEG