La explicación sobre la participación de las fuerzas armadas en obras antes civiles de Gobierno podría encontrarse en el acuerdo presidencial para blindar proyectos insignia de la administración de procesos judiciales para paralizarlos.

La participación de militares, marinos y aviadores en obras antes civiles se explica por razones de eficacia, honestidad y resultados y parte del reconocimiento de que los civiles en la obra pública son sinónimo de corrupción.

El debate sobre la participación castrense en áreas fuera de la seguridad nacional fronteriza ha llegado al grado de inhibir el análisis y de privilegiar el cuestionamiento.

Una diferencia es conceptual: la militarización implica la participación de militares en nuevas áreas públicas y el militarismo define un sistema integral de funcionamiento de la autoridad civil. Las misiones legales conferidas a militares, marinos y aviadores están incluidas y bien delimitadas en sus leyes orgánicas. Y algunas implican la necesidad de asumirse como seguridad nacional en un momento de dominio del crimen organizado.

El sistema político y el régimen de Gobierno son civiles y están conducidos por civiles: solo Defensa y Marina son mandos castrenses en el gabinete, el resto es de civiles y los poderes legislativo y judicial en los tres niveles de Gobierno también están bajo la autoridad de civiles.

En consecuencia, el debate debe comenzar por explicar el grado de ineficacia y corrupción en las áreas donde han llegado las fuerzas armadas. También deberá de incluirse una variable central: la seguridad interior como tarea del Estado para mantener el funcionamiento de las instituciones políticas, económicas y sociales en áreas capturadas por el crimen organizado.

Y no se debe olvidar que los militares fundaron el sistema político/régimen de Gobierno/Estado constitucional y se retiraron para siempre del poder civil desde 1946.

 

Zona Zero

  • El arribo de contingentes de fuerzas de seguridad a Zacatecas no debe olvidar el modelo presidencial de que la violencia es efecto de la inseguridad y que las causas se localizan en la gravísima crisis social, económica y de educación cívica. Zacatecas podría estar en peligro de entrar en una espiral de inseguridad que se produce cuando se ataca la violencia delictiva con la violencia de las fuerzas del Estado.

 

(*) Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.

[email protected]

www.seguridadydefensa.mx

@carlosramirezh