héctor suárez
Foto: Especial / Héctor Suárez Gomís entendió que para hacer comedia no hace falta ser chistoso, sino ser honesto, principio sobre el que el escritor y actor comenzó a impartir cursos de comedia

El stand up transformó la vida de Héctor Suárez Gomís. Entendió que para hacer comedia no hace falta ser chistoso, sino ser honesto, principio sobre el que el escritor y actor comenzó a impartir cursos de comedia que, sin pretenderlo, fueron influyendo positivamente en la vida de sus alumnos, pues les enseña a capitalizar las experiencias que los habían hecho sufrir en motivos para hacer reír a otras personas.

“Fue gracias a los talleres que titulé ¿Qué chingaos haces aquí?, que me di cuenta de que por la forma de impartirlos transformaba a la gente, como si fuera un taller de superación personal, sin serlo”, dijo a 24 HORAS, Héctor Suárez Gomís.

A través de él lleva su filosofía personal de autoconocimiento a más personas de las que aprendieron a transformar en risa sus tragedias personales, echando mano del stand up comedy.

Asegura que ¿Qué chingaos haces aquí? es una pregunta muy fácil de hacer pero muy difícil de contestar y hay quienes aprenden a capitalizar ese conocimiento, mientras que otros deciden mejor abandonarlo.

HIJO DE TIGRE PINTITO

La comedia se resume en una persona común y corriente llena de defectos, enfrentando uno o más problemas sin las condiciones o las herramientas para resolverlos. Sin embargo, los enfrenta y sale adelante.

“Por medio de la estructura me di cuenta que de los tres géneros madre que hay, que son la comedia, la tragedia y el drama, el primero es el que más se asemeja a la vida real, así que nosotros estamos viviendo realmente una comedia.

“Tal ha sido su éxito que unos empresarios que habían tomado cualquier cantidad de cursos y coaches y llegaron al mio, dijeron que esto era lo mejor que les había pasado en la vida y me ofrecieron hacer crecer este taller que me encanta darlo”, añade el también director teatral.

Era imposible que por las venas histriónicas de Héctor Suárez Gomís no corriera a borbotones el gusto por la comedia, pero lo más increíble fue que “mi conejillo de indias fue mi papá cuando lo dirigí en Los locos Suárez, independientemente de que fue un genio de la comedia y seguirá siendo una leyenda, él no había visto todo esto.

“El yo ser hijo de un genio y no haber nacido genio, tenía que estudiar al máximo, soy un estudioso loco, por lo que llegué a estas conclusiones, y de pronto me di cuenta de que la vida es exactamente igual que la comedia donde los personajes arquetípicos los ves allá afuera, en la vida real. Así que gracias a este género es que los llevo a reconectar y cambiar o quizá no porque no todo mundo tiene ganas de conocerse”, añade.

Aquello se convirtió en un proceso de sanación personal que comenzó cuando Héctor escribió y llevó a escena El Pelón en sus tiempos de cólera. La gente se carcajeaba, sí. Pero también se identificaba con aquella historia que aborda los conflictos que conllevan las relaciones entre padres e hijos.

Tan fascinantes resultaron estos talleres que su padre, Héctor Suárez quería ser alumno de su hijo. “Pero le fue imposible porque el güey tenía mucho trabajo, pero claro que estaba muy orgulloso de esto que creé. Él admiraba mucho esta parte mía tan intelectual, tan de estudiar todo a fondo; los últimos 15 años de su vida, no movía un dedo si no me consultaba antes”, finalizó Héctor Suárez Gomís.

Quien guste de la comedia, el stand up y esté dispuesto a conocerse a sí mismo, el taller
¿Qué chingaos haces aquí?, es la opción y lo puede tomar de forma virtual a través de las redes sociales del actor.

LEG