albañil
Foto: Facebook/Magali Magali es una joven de Paraguay que trabajo como ayudante mientras estudiaba la carrera de abogado, logrando titularse.  

Aquellos jóvenes que se han forjado la meta de estudiar alguna carrera universitaria, muchas veces han tenido que recurrir a trabajos temporales para cubrir los gastos, la situación de Magali no es diferente, ella nos cuenta cómo se volvió abogada luego de ser albañil.

Una joven de Paraguay llamada Magali Giménez Bogarin de 24 años compartió su historia en sus redes sociales llegando a volverse viral y también un ejemplo de superación.

Hace 6 años inició su historia de lucha y perseverancia, la joven afirmó que muchos la desanimaron y le aseguraron que no iba a conseguir su sueño, pero nada la hizo rendirse.

La joven paraguaya recordó que el día en que tuvo que pagar la primera cuota de su matrícula, su familia y ella no sabían cómo lo terminarían de pagar.

Por lo que decidió junto con su familia que trabajaría como albañil, junto a su papá y sus hermanos durante varios meses para poder pagar sus estudios.

Te podría interesar: Premian a lo mejor de la gastronomía latina

«Mis hermanitos y yo decidimos trabajar arduamente varios meses para poder pagar aquella matrícula», comenta en su publicación de Facebook.

En esta comparte un número de imágenes donde se le ve recibiéndose como abogada y otras donde se le ve trabajando y cargando ladrillos.

Imágenes que las acompaña argumentando el esfuerzo y lo costoso que le fue: «No puedo negar que tuve muchos obstáculos en mi camino que hoy le dan a este día el sabor más glorioso que pudiera tener».

“Solo puedo decirte a vos que no te rindas y que el que persevera alcanza”, aseguró Magali.

También te podría interesar: Arte para todos los bolsillos

Además ha agradecido a sus padres y hermanos por todo el apoyo que ha recibido por parte de ellos y que nunca la han dejado sola en su sueño de ser una abogada.
«Hoy, solo tengo gratitud con mi familia y con todas esas personas que se convirtieron en angeles en mi vida para que hoy pueda ser oficialmente una abogada» comentó.
Para al último compartir animada: «Abogada Matriculada por la Corte Suprema de Justicia; ¡Lo logré!».

Muchos al ver la publicación empezaron a divulgarla y compartirla llegando a muchos lugares de Latinoamérica convirtiéndose en una historia de motivación.

Quienes han comentado la publicación le han mandado sus mejores deseos y la han felicitado al ver que ha logrado superarse bajo su propio esfuerzo, dejando el mensaje a todos los demás jóvenes de que pueden lograr sus propios sueños.

Sin importar que trabajo se consiga, si es como ayudante de albañil o incluso mesera, cualquier trabajo es válido siempre y cuando ayude salir a delante.

SLF