Foto: AFP / Se reactivan las actividades secundarias, como la industria textil de Francia o la construcción en China y los hidrocarburos en Estados Unidos

La pandemia por Covid-19 aún no termina, y las economías del mundo han tenido que lidiar con el encierro de la sociedad durante más de año y medio.

Desde las grandes potencias hasta los países emergentes pararon en sus actividades no esenciales, afectando principalmente a los sectores de bienes y servicios, desencadenando protestas y manifestaciones en las principales ciudades del orbe.

Ya casi para finalizar el 2021, y con la amenaza de una cuarta ola de contagios, las actividades regionales y globales luchan por no parar más: desde las primarias, como el cultivo en India, o el milenario pastoreo de los países de Asia Central, como Afganistán, a la extracción de minerales como Vietnam. También se reactivan las actividades secundarias, como la industria textil de Francia o la construcción en China y los hidrocarburos en Estados Unidos. Sin excluir las terciarias, como el turismo en Grecia. El mundo ya no para.

LEG