Debido a la poca familiaridad de los padres de Suleman con la tecnología su situación se complicó mucho más. Foto: Pexels

Joven médico de Gran Bretaña obsequió a sus padres un viaje por su reciente graduación y la experiencia fue un desastre ya que sus progenitores terminaron en Grecia y no en España.

Te podría interesar: Policía busca a cocinero por imitar a Salt Bae, el chef de los memes

Se trata de Suleman, un chico de Gran Bretaña que al concluir sus estudios en medicina decidió obsequiar un viaje a sus padres con destino a Sevilla en España, todo iba bien hasta que los teléfonos de sus progenitores marcaron el horario de Grecia.

El taxista que los llevaría a su supuesto hotel confirmaría el angustioso panorama no solo de que estaban en Grecia, si no que era una pequeña isla muy lejana a su destino.

De regreso en el aeropuerto los padres de Suleman esperaban encontrar ayuda por parte de la aerolínea «Ryanair«, sin embargo esto no sucedió pues los encargados se rieron y no les dieron la solución que esperaban.

«Estoy completamente indignado de que se haya permitido que esto suceda, el hecho de que a la pareja se le permitiera abordar y viajar en un vuelo equivocado es un gran riesgo de seguridad, protección y responsabilidad”, declaro Suleman para Daily Star.

(Imagen: Humaira y Farooq Shaikh)

Ryanair ofreció en compensación una noche de hotel y un vuelo de regreso a Inglaterra que saldría cuatro días después, esto llevó a que Suleman costera las otras tres noches restantes de sus padres en Grecia.

Sumado a la perdida de la inesperada estancia en la isla, las reservaciones de comida, hotel y actividades en Sevilla estarían completamente perdidas.

Debido a la poca familiaridad de los padres de Suleman con la tecnología su situación se complicó aún más, su madre generó un trastorno de estrés postraumático con ansiedad tras la situación.

Te podría interesar: Loyal Lobos presenta «Amor como Puñal» en FB Live de Sonar 24

«Recibí llamadas de mi madre llorando desde Grecia mientras yo estaba en el trabajo, fue extremadamente angustiante escucharla», concluyó el joven británico.

Por otra parte la aerolínea se justificó por medio de un correo argumentando que las pantallas muestran el número de vuelo y el destino, por ello no realizaron ninguna compensación.

AC