Foto: Cuartoscuro / Elementos del Ejército y de la Guardia Nacional continúan con la demolición y remoción de escombros

El Gobierno de Puebla no dará ni un paso atrás para combatir el robo de hidrocarburo y detener a las personas involucradas en este ilícito; además de que no quedará impune la explosión en la junta auxiliar de San Pablo Xochimehuacan, advirtió el gobernador Miguel Barbosa Huerta.

En videoconferencia de prensa, comentó que ya trabajan con brigadas para identificar viviendas que estén sobre ductos de Pemex, y que no se reconstruirán las que se construyeron sobre zonas prohibidas.

Asimismo, dijo que el Gobierno de Puebla ya tiene identificados predios para que algunas viviendas sean reubicadas.

Por su parte, el director de Bienes Muebles e Inmuebles del Gobierno estatal, Emilio Ferrer Acuña, explicó que un total de 228 viviendas en Xochimehuacan están en zona de riesgo, de las cuales 77 tienen cuenta predial y 151, no.

El secretario de Infraestructura, Juan Daniel Gámez Murillo, reportó que, de los 262 inmuebles revisados en el área de la explosión, 18 fueron demolidos y 129 más fueron liberados; es decir, que los propietarios ya pueden habitarlas. En tanto que 11 casas siguen deshabitadas por falta de servicios básicos.

Agregó que ayer, concluyó el mapeo de identificación, que será entregado a la Secretaría de Infraestructura para que analice quiénes pueden ser reubicados.

Finalmente, el secretario de Salud, José Antonio Martínez, reportó que se mantienen 12 hospitalizados, de los cuales ocho están graves (cinco están intubados muy graves), mientras que cuatro están delicados.

 

LEG