Foto: Jefté Arguello / La pandemia se siente eterna para algunos capitalinos a pesar de que hoy entra en vigor el Semáforo Epidemiológico Verde

A más de año y medio de que inició la emergencia sanitaria por el Covid-19, la pandemia se siente eterna para algunos capitalinos a pesar de que hoy entra en vigor el Semáforo Epidemiológico Verde.

Es aún domingo de Semáforo Amarillo y Paseo de la Reforma cierra su flujo al tránsito motorizado para dar paso a corredores, patinadores y ciclistas.

Mientras, en la glorieta del Ángel se ve a las personas descansar y aprovechar las recién sembradas flores de cempasúchil para tomarse miles de fotos.

Algunos participantes del Paseo Ciclista portan cubrebocas, otros lo hacen a un lado para respirar mejor, y también se ve a quienes, de plano, prefieren no usarlo como si estuvieran convencidos de que la “nueva normalidad” que inicia este lunes ya se los permite.

Pero Elizabeth Guerrero, quien descansa en compañía de su pareja, no cree que el cambio de color haga menos probable el contagio del virus: “El riesgo existe y existirá siempre. Es una enfermedad que llegó para quedarse”.

Por su parte, Cristina García dice tranquila: “El cambio al Verde es algo que se tiene que tomar tarde o temprano; ya hay más personas vacunadas”.

Pero considera que no se debe bajar la guardia: “Es una enfermedad nueva, en todo sentido, y las mutaciones se están manifestando. Yo soy la responsable de que mi riesgo de contagio sea menor”.

LEG