Foto: AFP / El presidente chino, Xi Jinping, reiteró su promesa de reunificar Taiwán

La potencia de Asia a cargo de Xi Jinping se ha centrado en la polémica global desde al menos tres pistas: reafirma sus intenciones expansionistas al amenazar a Taiwán, aunque eso le valga ahondar el desencuentro con Estados Unidos, alberga la cumbre sobre Biodiversidad de la ONU, la COP15, asumiendo un liderazgo -aunque sea coyuntural- en el redituable tema del combate al cambio climático, y acordó un nuevo acercamiento con la Unión Europea, el primero del año, en el marco de su relación más tensa en décadas.

China no ha dudado en manifestar su intención de “unificar” la región, en referencia a Taiwán, el mandatario lo da por hecho y solo desea que sea por métodos pacíficos, pero no necesariamente.

El territorio de 23 millones de habitantes funciona de forma autónoma desde el fin de la guerra civil, en 1949, pero ha experimentado en las últimas semanas incursiones militares chinas por aire y tierra, a pesar del malestar que demostró desde Washington Joe Biden, quien dijo que Jinping debería apegarse a un supuesto acuerdo de Taiwán, que nadie parece encontrar.

En materia climática, la crisis cobra impulso mundial, y sería imposible actuar sin China y Estados Unidos, pues representan más de la mitad de las emisiones contaminantes globales.

Hoy el gigante de Asia aloja la COP15 (sin que EU la suscriba), en vísperas de la COP26 de Glasgow, y expertos ven la posibilidad de un acuerdo relevante solo con su mutua cooperación.

“No es un misterio que China y Estados Unidos tienen muchas diferencias. Pero, en materia de clima, la cooperación es la única manera de liberarnos del actual pacto de suicidio colectivo que tenemos en el mundo”, ha dicho John Kerry, zar del clima en Estados Unidos.

Xi Jinping, por su parte, se ha comprometido a dejar de financiar el carbón en su bombardeo de construcción de infraestructuras en el extranjero, aunque sigue invirtiendo en casa en esta forma de energía.

La relación con EU es vital, pero no hay dejar de lado los lazos regionales de China, por ejemplo, con el bloque de 27 países de la Unión Europea, con el que vive el peor momento en décadas. El presidente chino realizará una llamada telefónica con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, este viernes, primer contacto del año.

Y es que la semana pasada, desde Bruselas, se discutió la necesidad de reequilibrar los lazos con China, y la llamada se lee como una forma de “estabilizar el barco” luego de una lluvia de sanciones y un pacto bilateral de inversión, hoy congelado.

CON INFORMACIÓN DE AGENCIAS

FRASE

“Nos basamos en nuestro enfoque tríptico: socio, competitivo, rival (…) y la mejor manera de involucrar a China es desde una posición de unidad y fuerza”

Josep Borrell
Jefe de asuntos exteriores de la Unión Europea

Y abre frente en India

El Ejército chino puso regimientos de tanques cerca de la frontera con la India, informaron medios estatales, mientras conversaciones territoriales entre las dos partes resultaron fallidos el pasado fin de semana, rompiendo el domingo.

Partido prodemocracia no registra candidatos

El más importante partido prodemocracia de Hong Kong no participará en las elecciones legislativas de diciembre, ya que ninguno de sus miembros se inscribió antes de la fecha límite. Ello significa un boicot a los comicios de parte de la oposición prodemocrática, y un revés para el gobierno hongkonés, que asegura que este territorio semiautónomo de China conserva un pluralismo político, pese a que numerosas figuras de la oposición han sido encarceladas.
LEG