Foto: Cuartoscuro Archivo / En un desastre natural, los familiares y amigos son quienes brindan el principal apoyo a los pequeños comerciantes

Ante fenómenos naturales, la mayor parte de los pequeños comercios están desprotegidos. Se estima que sólo uno (o menos) de cada 10 negocios cuenta con algún tipo de póliza de seguro, el resto, en caso de desastre, tiene que asumir por completo las pérdidas y buscar la manera de recuperarse lo antes posible, ya que su único ingreso económico depende de las ventas.

Los afectados pueden tardar hasta tres o cuatro meses (en el peor de los casos) en recuperar las pérdidas materiales de manera parcial, pues pese a los apoyos, nunca regresan a igual condiciones antes del incidente, señaló Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec) en entrevista con 24 Horas.

En un desastre natural, el pequeño comerciante que, generalmente, se ubica en colonias populares, tiene que encontrar la manera de recuperar por cuenta propia las pérdidas materiales, pues aproximadamente el 92% de este tipo de negocios, no cuenta con pólizas de seguro ante dicho imprevistos.

El presidente de la Anpec explicó que, para que los pequeños comerciantes puedan asegurar sus negocios, es necesario que las pólizas estén al alcance de las posibilidades reales del comercio y que se les otorguen facilidades para cubrirla en determinado plazo, de lo contrario, será difícil que accedan a ellas.

En ese sentido, Rivera consideró que la única opción para que los micro negocios cuenten con seguros contra desastres naturales, es que la iniciativa sea impulsada y apoyada por el Estado, en la que se acuerden precios accesibles y facilidades de pago, para que, independientemente del nivel de riesgo, los comercios puedan acceder a una póliza de aseguramiento.

Aunado a lo anterior, añadió que es necesario fortalecer la cultura de protección civil ante desastres naturales, ya que no existen protocolos para las emergencias, lo cual se ha traducido en más pérdidas humanas y materiales.

El representante de los pequeños comerciantes compartió que después de las afectaciones por los fenómenos naturales y ante la falta de alguna protección, los establecimientos pueden tardar hasta tres o cuatro meses para iniciar operaciones de manera parcial y precaria, ya que la recuperación corre por cuenta propia y con recursos limitados.

Además, el restablecimiento de los negocios se da simultáneamente a la recuperación de la comunidad, pues los compradores son locales.

 

LEG