Foto: Archivo Cuartoscuro / Su estilo desenfadado, alejado del político convencional, solo era un performance que al inicio le sirvió para ganarse a la ciudadanía, dijo el politólogo

Jaime Rodríguez Calderón El Bronco se despedirá de la gubernatura de Nuevo León este domingo 3 de octubre, y de una gestión que fue “calamitosa y decepcionante”, asegura el politólogo Marcos Pérez Esquer.

Aunque su administración se caracterizó por ser la primera de un gobernador independiente en los últimos tiempos en el país, para el maestro en Derecho, Finanzas y Ciencias Políticas El Bronco desprestigió la figura.”Yo no creo que haya una sociedad en este momento que, después de ver los resultados de la gestión en NL, esté en el ánimo de impulsar un proyecto de esa naturaleza”.

El politólogo comparó datos entre el sexenio de Rodríguez Calderón y la gestión anterior (2009 – 2015) y señaló que en materia de seguridad “los homicidios están, hoy por hoy, al doble de lo que ocurría cuando comenzó su administración en 2015. Aquel año se registraron 450 homicidios; en lo que va de este 2021, ya van 800. Es decir, al terminar el año estaremos arriba de mil”, expuso.

Asimismo, dijo que en el estado ha aumentado la violencia intrafamiliar y contra las mujeres, pues tan solo en lo que va de 2021, se han registrado 35 feminicidios.

Sin embargo, consideró que “lejos de hacer algo al respecto, a El Bronco siempre lo vimos con un talante machista y misógino en su discurso”.

Precisó que el combate a la corrupción es la mayor deuda de Rodríguez Calderón con la población de Nuevo León.

Casos como la Operación Tornado, donde imputó a alrededor de 100 exfuncionarios del Gobierno anterior, pero que terminó sin ninguna sentencia condenatoria; el Cobija Gate, en la cual se compraron 200 mil cobertores por alrededor de 29 millones de pesos; y El Bronco-dron, donde se perdieron 30 millones de pesos en la compra de un avión no tripulado, exhibieron la corrupción que prevaleció en su administración, dijo el académico.

Mencionó su descalabro en las elecciones presidenciales de 2018, cuando se desentendió durante todo ese año de su gubernatura.

Además, recordó su propuesta de “mochar” las manos a los delincuentes. “Parecería que se las tendría que cortar él; se demostró que desvió recursos del erario de NL para su campaña y su registro como candidato”, expuso Pérez Esquer.

 

LEG