Senado
Foto: Cuartoscuro

Los senadores de Morena, Germán Martínez; del PAN, Gustavo Madero; del PT Alejandra León y Nancy de la Sierra; así como el senador sin partido, Emilio Álvarez Icaza, solicitaron por escrito a la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara alta la conformación de un nuevo grupo parlamentario plural con autonomía presupuestaria.

En el escrito argumentan: “La gran mayoría de la ciudadanía en México no se siente bien representada”, de ahí su interés por conformar una nueva bancada que busca mantener en el Senado “sus aspiraciones y sentimientos en un grupo plural, que busque el diálogo como herramienta para solventar las diferencias, que no confronte estérilmente a la sociedad mexicana y, sobre todo, que aporte a que el país sea un terreno donde reine la igualdad sin privilegios indebidos para nadie».

Aclararon que no buscan protagonismos falsos y que son mexicanos dispuestos a hacer buena política.

Hay que recordar que Germán Martínez y Nancy de la Sierra -afines a la 4T– han votado en contra de sus grupos parlamentarios en temas como la reforma eléctrica, la desaparición de fideicomisos, la Guardia Nacional y la consulta popular, mientras que el panista Gustavo Madero ha criticado la actuación de su bancada, recientemente sobre el acercamiento con Santiago Abascal, líder del partido de ultraderecha español, VOX.

Puntualizaron que a través de acuerdos reglamentarios se ha dado solución a la permanencia de fuerzas políticas que si bien no contaban con la representación numérica necesaria o formal para ser reconocidos como grupos parlamentarios gracias a la intervención de la Jucopo lograron subsistir, como el PRD y recientemente el PES.

Los firmantes advirtieron que la negativa para la conformación del nuevo grupo “sería constitutiva de una flagrante violación a los derechos humanos de los que suscriben la presente y actualizaría un grave atentado en contra de la democracia mexicana”.

En ese contexto, el expresidente del Senado, Eduardo Ramírez, saludó la iniciativa y se ofreció como interlocutor al reconocer que su creación es una aportación para un México más justo y democrático.

“Esta decisión marcará una nueva etapa en la vida parlamentaria de la LXV Legislatura, por lo que me ofrezco como un interlocutor que comprende con responsabilidad las discusiones y posiciones de cada senador y senadora”, refirió el morenista.

Lo anterior, no obstante el denominado acuerdo “fundacional” creado en 2018 al inicio de la LXIV Legislatura mediante el cual se formalizaron los acuerdos de integración de los grupos parlamentarios.

LEG