Foto: Carlos Mendoza / Su diseño y funcionalidad es algo que destacan sus adeptos y que pusimos a prueba para ver porque ha ganado más seguidores

Kia Sportage es una de las SUV que han marcado tendencia en México en poco tiempo.

Su diseño y funcionalidad es algo que destacan sus adeptos y que pusimos a prueba para ver porque ha ganado más seguidores. A destacar que será el último año que veremos estos trazos, pues a partir de 2022, habrá una rediseño con este utilitario.

No podía dejar de ser una constante que ha gustado la parrilla nariz de tigre en el frente, con un acabado de cromo ahumado, algo que le sienta perfecto. Faros LED aún notorios en comparación con su nuevo diseño y unos faros de niebla divididos en cuatro.

En los laterales, estilo conservador embelesado por toques de cromo en espejos laterales y tiradores de puertas, así como en el contorno de las ventanas.

La parte trasera es algo de lo que más destaca con el spoiler detrás de la antena tipo tiburón con unas calaveras unidas por una línea roja, algo que añade deportividad, sin duda. Doble escape funcional con un difusor estético completan el conjunto.

Al interior, y particularmente, el tono negro en la mayor parte del habitáculo es un gran acierto que le da elegancia y a la vez deportividad. Destacan detalles en cromo que no son exagerados y resaltan el volante multifunción, que dicho sea de paso, el corte horizontal para darle el toque racing es genial, así como la pantalla táctil de 8 pulgadas.

Asientos en piel calefactables y ventilablesque mantienen el tono oscuro y cuentan con un confort bastante bueno. Consola central que se completa con el aire acondicionado de doble zona, palanca de cambios tipo martillo, dos portavasos y compartimento de capacidad regular.

El espacio en ambas filas de asientos es considerable. Cuatro personas viajarán muy cómodos, aunque se puede añadir una más si está dispuesta a batallar con el tunel de transmisión que es bajo, pero no deja de ser un pero para muchos. No se puede olvidar mencionar el techo panorámico, una constante ya en los modelos de Kia.

La cajuela va a una capacidad de 500 litros, una de las más espaciosas del mercado en este segmento de los compactos. Este es uno de sus puntos fuertes para convertir este vehículo en un miembro familiar.

El manejo es ideal para ciudad. Hay respuesta de aceleración con ligero turbo lag que no es de trascendencia. En los modos normal y eco habrá una experiencia buena del día a día.

La suspensión cumple, rígida sin ser molesta y amable cuando se maneja sin mucha precaución por vías maltratadas. La dirección se percibe precisa y con la resistencia adecuada al volante, nada del otro mundo.

Con el modo sport, ya sea en vías rápidas o carretera, se aprecia mejor la respuesta a la exigencia de Sportage con una respusta de aceleración mejor, contundente, no la mejor, pero sí destacada. Hay buena adherencia al piso y un curveo más que decente.

En la parte de autonomía, la mayor parte del tiempo actuó en el modo sport y con constante cambio de ritmo, dando 8.7 km/l, una cifra que cumple con la exigencia a la que se sometió.

FICHA TÉCNICA
Desde 442 mil 900
MOTOR
2.4 litros
181 caballos de fuerza
175 lb-pie de torque
Transmisión automática
6 velocidades
SEGURIDAD
6 bolsas de aire
Cámara de reversa
Frenos de disco
TECNOLOGÍA
Pantalla táctil 8”
Compatibilidad Apple y Android
3 modos de manejo

LEG