Foto: Pixabay / El voto de los ministros fue por decretar la invalidez pero establecer nuevos lineamientos en la normatividad de Salud

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) invalidó la objeción de conciencia de médicos y enfermeras establecida en la Ley General de Salud, bajo la cual podían negarse a interrumpir un embarazo y la limitó únicamente cuando se ponga en riesgo la vida del paciente o se trate de una emergencia médica.

El voto de los ministros fue por decretar la invalidez pero establecer nuevos lineamientos en la normatividad de Salud.

Por esta razón, el Pleno de la Corte estudiará cuáles deben ser estos nuevos lineamientos y si únicamente se exhortará al Poder Legislativo a emitirlas, o será un mandato para los legisladores.

El proyecto original presentado por el ministro Luis María Aguilar se pronunció por la interpretación de las normas impugnadas, pues consideró que era la vía más adecuada para garantizar los derechos de las mujeres y personas gestantes, así como de personal médico y enfermeras.

En la opinión de Aguilar, la desaparición de la objeción de conciencia empeoraría el problema. Pese a ello, el ministro ponente expresó que si la votación no favorecía su proyecto, votaría como la mayoría con la intención de no dejar un vacío jurídico que resultara contraproducente.

La semana pasada, el Pleno estableció los parámetros de constitucionalidad de la objeción de conciencia, conforme a los cuales, su ejercicio no debe violar derechos humanos de otras personas, debe estar sujeta a estándares y aplicar tanto a instituciones públicas como privadas.

Los ministros acordaron continuar con la discusión de este asunto en la próxima sesión de la Corte, lo cual podría ocurrir en la sesión de hoy o del próximo jueves.

La acción de inconstitucionalidad al artículo 10 Bis de la Ley General de Salud fue promovida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en mayo de 2018.

“Grupos conservadores y religiosos están presionando a este Tribunal para que reconozca el derecho de objeción de conciencia ilimitado porque saben que ahí se acaba el derecho de las mujeres a tener un aborto digno.

«Reconocer un derecho que han conquistado las mujeres a pulso, para que después permitamos que su ejercicio quede empantanado y en manos de objetores de conciencia y grupos políticos me parece inaceptable”, expresó el ministro presidente, Arturo Zaldívar.

 

LEG