Foto: Instagram / Remigio asegura que su trabajo tuvo mayor relevancia gracias al artista Francisco Toledo pues invitó a los artesanos a mostrar sus colecciones

Diseños únicos y detalles sin igual dan identidad al gran trabajo de los grandes artesanos del textil oaxaqueños que resaltan la belleza del vestuario de artistas nacionales con el que representar a nuestras raíces ante el mundo, gracias a estas creaciones salidas del ingenio, las tradiciones, pero también de las investigaciones realizadas por el reconocido maestro textil Remigio Mestas, quien ha destacado en varios países del mundo por su trabajo.

TE PUEDE INTERESAR: Letras, dibujos y arte de Radiohead serán puestos en subasta

“En la década de los 80 nuestra indumentaria era catalogada como un costal de papas, expresión que le daba mucha gente, incluso decían que era ropa para indios, así que me puse a pensar en cuál era el futuro del textil, el cual yo trabajaba desde que tenía 13 años, ya me daba cuenta de muchas cosas, como el que había espacios en Oaxaca que preferían comprar cosas de Guatemala para revender en México.

“De esta dificultad es que parte mi necesidad de hacer algo para dignificar a esta rama del arte popular mexicano, el camino a seguir era darle la importancia que se merece al textil, dignificarlo haciendo investigación documental y de campo”, dice el maestro Remigio Mestas a 24 HORAS.

Asegura que su trabajo tuvo mayor relevancia gracias al artista Francisco Toledo pues invitó a los artesanos a mostrar sus colecciones en el Centro de las Artes de Oaxaca.

Así que se abocaron a investigar durante una década sobre los colorantes naturales del estado de Oaxaca, luego sobre los hilos, las hebras, las técnicas de tejido, cuántas son y cuántas siguen vivas, con el objetivo de preservar y recuperar técnicas ancestrales.

“Antes de la década de los 70 había un intercambio muy interesante de materiales como el hilo y los colorantes en el Valle de Oaxaca, en Juchitán, en Tehuantepec, en Yalalag, en Tuxtepec, Huautla de Jiménez, en Chicahuaxtla, Tlaxiaco, Miahuatlán, en Pinotepa, que se estaban perdiendo.

“Ese rescate de materiales que producen en sus comunidades fueron esenciales para generar el diálogo entre los pueblos originarios, dando vida a una nueva creación que nos va a representar ante el mundo gracias a las manos prodigiosas de las tejedoras, mientras que se preservan técnicas que ya estaban casi en el olvido, así como algunos textiles tanto de la costa como de la sierra, el Istmo y de la mixteca alta”, añade.

TE PUEDE INTERESAR: El K-Drama “Squid game” llega Netflix para los fanáticos del suspenso

Para la segunda década de su investigación, Remigio Mestas dice haber tenido la suerte de que el maestro Toledo los invitara a una exposición en el Centro de las Artes de Oaxaca, donde presentaron piezas muy sutiles que plasmaba la identidad de cada comunidad en el textil, aunque la tendencia era hacia lo monocromático, nada qué ver con el colorido conocido por muchos.

Es a partir de entonces que la indumentaria de las diversas zonas del estado empieza a tomar gran relevancia entre propios y extraños, gracias a estos textiles tradicionales que mezclan lo contemporáneo con la identidad de los pueblos originarios de Oaxaca y que portan por el mundo cantantes de la talla de Alejandra Robles, Lila Downs, Susana Harp y hasta Natalia Lafourcade, por mencionar algunas.

Si andas por Oaxaca y quieres conocer el trabajo que realiza Remigio Mestas de la mano de más de 500 familias de artesanos dedicados a cada un de las áreas del textil, no te pierdas la exposición Hebras en la selva que se exhibe a partir de hoy y hasta el 17 de octubre en Selva Oaxaca, donde se exhiben piezas de origen ikoots, zapoteca, mixe y tacuate que para esta ocasión Remigio Mestas ha seleccionado, tejidas y bordadas en algodón, seda y pita.

LEG