Salud cerebral en abuelitos puede afectarse por falta de interacción social: UNAM
Salud cerebral en abuelitos puede afectarse por falta de interacción social: UNAM

A diferencia de otros órganos el cerebro termina de madurar después de los 21 años, dentro de este ocurre una interacción de las emociones positivas y las negativas,  pero en la vejez este sufre alteraciones que aunadas a un entorno poco saludable y la poca interacción social pueden afectar a su salud.

Te podría interesar: Video: Mujer exhibe a restaurante; encontró dedo humano en hamburguesa

Herminia Pasantes Ordóñez, investigadora emérita de la UNAM, explica que durante la vejez el funcionamiento tomo un rumbo distinto , debido al cambio en su estructura. “Se ensanchan los ventrículos cerebrales que están llenos de líquido y no de neuronas, hay menos conexiones neuronales. (…) No mueren las neuronas, sino las conexiones entre éstas, sobre todo en el lóbulo frontal donde se aloja lo relacionado con el pensamiento y la memoria”.

 

En un video difundido por la gaceta UNAM, se explican las alteraciones y daños que sufre el cerebro durante  esta etapa de la vida.

Las neuronas se encuentran dentro de este órgano, estas las células especificas hacen que los humanos sean capaces de realizar la mayoría de las acciones y en conjunto con la “neuroplasticidad”,  la adaptabilidad del sistema nervioso para responder a información nueva, estimulo, daños y más, son las responsables de la inteligencia, el carácter y personalidad.

Te podría interesar: Dieta alta en carbohidratos acelera pérdida de masa muscular en adultos mayores: investigadora del IPN

Debido a la alteración que sufre el cerebro de los adultos mayores se comienza a presentar deterioro de la memoria de corto plazo, mayor dificultad para resolver problemas, lenguaje menos fluido, vocabulario más pobre, menor concentración e iniciativa, así como ansiedad ante la toma de decisiones.

 

Aunque las decisiones y hábitos que se hayan tomado en la juventud como la utilización de drogas o haber estado expuesto a un entorno pobre en estímulos pueden afectar a la salud cerebral, en la vejez también existen factores de riesgo como el no respirar aire limpio al mantenerse en encierro, hacer poco ejercicio, no tener una dieta adecuada y sobe todo no tener interacción social.

 

Es importante que los adultos mayores se mantengan recibiendo estímulos de su entorno, además de que el aislamiento puede terminar en ansiedad y depresión debido a la soledad.

GR