Foto: AFP / Amir Khan Muttaqi, nuevo ministro de Relaciones Exteriores en Afganistán, agradeció al mundo sus aportaciones; mientras que Antony Blinken justificaba ante congresistas en Washington que la administración de Joe Biden no tenía un plan específico de retirada.

En medio de un escenario poco imaginable hace apenas un mes, el grupo fundamentalista de los talibanes audita y persigue hoy por corrupción a funcionarios del derrocado gobierno de Ashraf Ghani, a su vez sostenido por las tropas estadounidenses… ya expulsadas en su totalidad de Afganistán.

Y para cerrar el cuadro, del otro lado del Atlántico el secretario de Estado admite frente al Congreso de EU que en realidad no había un plan, solo un plazo.

El grupo islamista mantiene bajo auditoría las cuentas de altos exfuncionarios, incluyendo al antes vicepresidente Amrullah Saleh, quien se negó a reconocerlos y lideró la resistencia desde el Valle del Panshir, hoy también controlado por los radicales que entre 1996 y 2001 sometieron al país a un régimen de terror.

El Talibán busca probar enriquecimiento ilícito que lleve a congelar las cuentas de los exlíderes y ministros, esto después de que circulara en redes un video en donde, al llegar a la residencia de Saleh, en Panshir, encontraron una gran cantidad de dólares y lingotes de oro, y sospecharan de su procedencia.

En Washington, las condiciones de la que han presumido como “exitosa retirada” siguen dando de qué hablar. Este lunes y martes, el secretario de Estado de la Unión Americana, Antony Blinken, tuvo que defender la gestión en un tenso debate en el Congreso, en que los republicanos (y demócratas) denunciaron una “rendición incondicional” ante el Talibán.

“Heredamos un plazo, no heredamos un plan”, justificó Blinken al defender las decisiones del presidente Joe Biden, e hizo tomar en cuenta las predicciones de inteligencia, que vislumbraban la caída de Kabul -en el peor de los escenarios- para finales de año, “nada sugirió que este gobierno (afgano) y las fuerzas de seguridad iban a colapsar en cuestión de 11 días”.

Ya en forma de un Gobierno establecido, Amir Khan Muttaqi, ministro de Relaciones Exteriores del nuevo Emirato afgano, agradeció en conferencia de prensa la ayuda recibida de mil 200 millones de dólares por parte de la comunidad internacional: “Agradecemos y acogemos favorablemente el compromiso del mundo (…) les pedimos que sigan ayudando”.

Incluso EU prometió donar 64 millones de dólares para ONGs que trabajan en el territorio y que contrastan con los 2 mil millones de dólares invertidos en la ocupación militar de 20 años.

FRASE

“Estados Unidos es un gran país, tiene que demostrar generosidad. Agradecemos el compromiso del mundo de alrededor de mil millones de dólares en ayuda”

Amir Khan Muttaqi
Ministro de Relaciones Exteriores en Afganistán

Demócratas critican a Blinken

Senadores del Partido Demócrata se sumaron a las voces republicanas y también criticaron al Gobierno de Joe Biden por la retirada de Afganistán, la que un alto legislador calificó de “fatalmente defectuosa”.

El secretario de Estado, Antony Blinken, escuchó los señalamientos durante su testimonio ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, tras ser objeto el lunes ante esa misma comisión de la Cámara de Representantes de la ira de los republicanos.

El demócrata Bob Menendez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y normalmente un aliado de Biden, dio cuenta de la golpiza recibida por un periodista por parte de los victoriosos talibanes y dijo: “La represión del pueblo afgano está ocurriendo en tiempo real (…) Señor secretario, la ejecución de la retirada de Estados Unidos fue clara y fatalmente defectuosa, esperamos una explicación completa de las decisiones de esta administración sobre Afganistán”.
LEG