Sobre la causa de su salida para Australia, Sobrino aseguró que prácticamente se vio obligado a dejar su patria por una adoptiva

La delegación mexicana apenas consiguió cuatro medallas de bronce en Tokio 2020, y dos entrenadores originarios de México, sumaron tres preseas, pero sus éxitos se les dieron a otros países. Oscar Salazar llevó a dos taekwondoines al podio olímpico por Egipto, mientras que Salvador Sobrino guió a Melissa Wu a una medalla en clavados, pero por Australia.

Las preseas olímpicas se ganan con base en un trabajo de muchos años de los atletas, pero también de los entrenadores, quienes son los guías de los deportistas, y sin ellos, sería casi imposible llegar a la gloria del Olimpo, y en México no abundan, pero lo más grave, es que dos de ellos prefirieron proyectos de otros países, sus nombres: Oscar Salzar Blanco y Salvador Sobrino.

Chava Sobrino trabajó con Jesús Mena en el ciclo de Seúl 1988, y después Australia le ofreció un trabajo para llevar a un proceso a largo plazo, el cual ya dio frutos con la medalla de Melissa Wu en la plataforma de 10 metros con el bronce.

México tiene fábrica de clavadistas con talento de ellos y entrenadores. Iván Bautista hizo buen trabajo, casi me quita el bronce con Gaby, niña joven con calidad. Ale en sincronizado con ella, increíble cómo compitieron. El caso de Rommel, pensé que iba por medalla. Los clavados en México van a la vanguardia. De los mejores de México. Pero la realidad es que en las federaciones no hay una planeación, la gran diferencia es la profesionalización del deporte”, aseguró Sobrino.

Sobre la causa de su salida para Australia, Sobrino aseguró que prácticamente se vio obligado a dejar su patria por una adoptiva.

“En ese momento cuando estaba yo con problemas de contratación y había incertidumbre. Al fin y al cabo es tú trabajo. Tú quieres seguridad, no me la brindaron en ese momento por parte de la Federación, me sentí casi obligado a aceptar la posición que me ofreció Australia”, enfatizó desde Melbourne.

Sobrino regresó de Tokio y tuvo que hacer una cuarentena en Australia, pero todavía no terminaban sus 14 días de aislamiento, y ya tenía reuniones con la federación oceánica para la planeación del ciclo olímpico de París 2024.

MEDALLAS QUE ERAN MEXICANAS

Sobrino habló sobre la salida de Oscar Salazar a Egipto, y de Gaby Bayardo, quien emigró a Países Bajos y también consiguió una presea olímpica.

“Me enteré de Egipto, la de Tiro con Arco, Gaby Bayardo con Holanda. Esas cosas deben de parar y dejar de suceder. Siento que es importante mantener esos talentos” y agregó: “Si el profesor de Tae Kwon Do se fue a Egipto y ganar dos medallas que nunca había tenido fue un error dejarlo ir”, aseguró con cierta molestia el entrenador en jefe de clavados de Australia.

FRASE
No nos vamos porque nos queramos ir. Me hubiera gustado seguir trabajando en México y trabajar con mexicanos. Somos profesionales. Hay que pagar renta, hay que vivir y de eso vivimos. Desgraciadamente así fue. En Australia me han dado todo el apoyo y valorado mi trabajo” Salvador Sobrino entrenador de clavados

CON ORÍGENES MEXICANOS

Oscar Salazar Blanco ganó la presea de plata en Atenas 2004 en la modalidad de taekwondo en 58 kilogramos, y al retirarse, optó por convertirse en entrenador, y su proceso era muy exitoso, pero al tener diferencias con la federación y malos tratos, aceptó la oferta de Egipto, y su nueva casa ya rindió frutos con dos podios en Tokio 2020.

“El ver a mis deportistas en el podio olímpico es un sueño hecho realidad, después de ser medallista, mi siguiente meta es alcanzar el podio como entrenador. Estoy muy agradecido con Egipto que me abrió las puertas para convertirme en entrenador de medallistas olímpicos”, aseguró Salazar.

“Sería un aliciente que estos atletas fueran mexicanos, pero donde yo estoy, está México. Independientemente del país que ellos representen, yo llevo a México. Una meta más es tener deportistas mexicanos con y bajo mi dirección que sean medallistas, lo voy a tratar de cumplir”, aclaró desde Egipto al término de los juegos de Tokio.

“Los egipcios se acercaron a mí en 2018, me dijeron que tenían otros prospectos, pero que yo era el número uno. La salida de México se da porque profesionalmente no tenía crecimiento, yo no tenía la posibilidad de llevar a mis atletas a Olímpicos, y los que yo formaba, en cuanto los llevaba a cierto nivel, los tomaban otros entrenadores”, comentó Salazar ante la explicación de su salida de México.

“Uno prepara al deportista, y al final del día, otro se lleva la recompensa, sin embargo, mi trabajo se iba a acreditar para otra persona. Eso era uno de los problemas, pero había otras situaciones donde la selección no era un equipo, había mucha grilla, aparentaba ser un equipo que no lo era”, aclaró sobre los motivos que lo orillaron a abanadonar su tierra natal.

“Todo integrante de la federación de Egipto no tiene un salario y se dedican a su trabajo por amor al deporte, pero sin duda cuando el interés es de ayudar a los deportistas, y eso se ve con los resultados en Tokio”, puntualizó Salazar.

FRASE
“Mi sueño es obtener medallas olímpicas para México, ahorita desafortunadamente no es la situación más conveniente, porque de esta federación es la que yo decidí renunciar, entonces no me gustaría volver hasta que las situaciones fueran otras. Para que yo regrese debe existir una federación más justa con el interés de ayudar a los atletas” Oscar Salazar entrenador de taekwondo

LEG