silao
silao

En vísperas de la votación para legitimar el Contrato Colectivo de Trabajo en la planta de Silao, de General Motors, en la que participarán 6 mil trabajadores, éstos llegan divididos y entre señalamientos de irregularidades como amenazas de despidos y sanciones salariales en caso de elegir la transición sindical; pese a ello, especialistas del sector descartan riesgos en la estabilidad del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El líder del actual Sindicato “Miguel Trujillo López”, Tereso Medina, confirmó que el proceso de legitimación de contrato colectivo de trabajo de General Motors se realizará tal y como lo estableció la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y celebró la presencia de observadores del Instituto Nacional Electoral (INE) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para asegurar la votación.

El proceso también contará con la presencia de representantes de Estados Unidos y Canadá, socios comerciales de México, para constatar el cumplimiento de los derechos laborales de los trabajadores, como lo marca la regulación del T-MEC.

Por otro lado, el sindicato alternativo, Generando Movimiento, liderado por Israel Cervantes, acusó que desde la primera votación en dicha planta, ocurrida en abril pasado, se denunciaron irregularidades como el condicionar a los empleados de GM votar a favor del actual sindicato para no perder sus derechos laborales o bien ser despedidos.

Dichas irregularidades, dijo, aún permanecen, por lo que exigió a las autoridades la intervención para llevar a cabo el proceso en pleno orden y transparencia.

Para Armando Soto Armenta, presidente y director general de la empresa consultora KASO y Asociados, enfocada en temas económicos de la industria automotriz, lo que pasa en la planta de Silao es un cambio gestado en muchas empresas, en donde resulta una competencia que la entrada de nuevos sindicatos.

“Es una nueva forma de asociación sindical. Es una situación que hemos visto en el pasado, en donde se tenían que cambiar prácticas de trabajo, mentalidad, formas de operar, estándares que estaban operando, pero no necesariamente implica un riesgo para el T-MEC. Sí se han hecho públicas las amenazas, es algo que sabíamos que iba a estar sucediendo y marcará un hito porque es el primero que se presenta alrededor del T-MEC”, afirmó
En tanto, Eduardo Solís Sánchez, expresidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y CEO de MSquare Consultores, recordó que ante la preocupación por parte de Estados Unidos en el cumplimiento de los derechos de los trabajadores, las autoridades no permitirán violaciones en el proceso.

General Motors no es la única empresa del sector automotriz que padece paros laborales, también está Audi con la protesta de mil 200 trabajadores, en su planta de San José Chiapa, también por conflictos sindicales.

 

LEG